Más noticias

El presidente de Filipinas se disculpa por insultar a Obama de "hijo de p..." en 2016

"Sería apropiado también decir en este momento al Obama que ahora es un civil y lamento haber pronunciado esas palabras".

Jerusalén, Israel.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ofreció sus disculpas al exmandatario estadounidense Barack Obama por haberlo tratado de "hijo de puta" en 2016, un hecho que deterioró las relaciones entre ambos países.

Duterte insultó a Obama en unas declaraciones a la prensa de su país en medio de las críticas que en este momento hizo Estados Unidos, entre otros países, sobre las ejecuciones extrajudiciales en su guerra contra la droga.

Aunque ya se había disculpado hace dos años, Duterte dijo en su viaje a Israel que las relaciones con Washington habían mejorado desde la llegada al poder de Donald Trump, a quien calificó de "buen amigo" y afirmó que están en sintonía.

"Sería apropiado también decir en este momento al Obama que ahora es un civil y lamento haber pronunciado esas palabras", dijo Duterte el domingo en un discurso ante filipinos en Israel.

"Si usted es capaz de perdonar, entonces perdón. Yo lo he perdonado, así como a mis novias cuando estaba soltero ... también las he perdonado", agregó el presidente filipino.

Duterte llegó el domingo a Israel para una visita de cuatro días. Manila busca diversificar sus aprovisionamientos de armas militares y obtener garantías para los derechos de los filipinos que trabajan en el extranjero.

Desde su llegada al poder a finales de 2016, Duterte se hizo conocido por sus diatribas vulgares sobre todo cuando se refiere a sus críticos.

Tan pronto asumió la presidencia levantó una ola de críticas por haber incitado a los filipinos a matar ellos mismos a los toxicómanos y traficantes. La policía anunció haber matado a 4.410 toxicómanos o presuntos traficantes. Miles de personas han sido asesinadas en circunstancias inexplicadas.

Los defensores de derechos humanos afirman que se trata del triple de esa cifra y señalan un posible crimen contra la humanidad.

Duterte ha tratado al papa Francisco y al ex embajador de Estados Unidos en Manila de "hijo de puta", sin ahorrarse otros insultos contra la ONU o el Parlamento Europeo.

Antes de partir a Israel, Duterte provocó una nueva polémica al afirmar que el creciente número de violaciones en Davao, su ciudad natal, obedecía al gran número de mujeres bellas.

"Dicen que hay muchos casos de violaciones en Davao. Mientras hayan tantas mujeres bellas, habrá también muchos casos de violación".

Las activistas de derechos de la mujer denunciaron estas nuevas declaraciones de Duterte, que suele hacer chistes sobre la violación públicamente.

"No es la belleza la que provoca la violación, son los violadores", declaró Risa Hontiveros, una parlamentaria opositora. AFP