Más noticias

"Guerra anual" entre pandillas pone en alerta a Guatemala

Las autoridades sospechan que el ataque en la emergencia del hospital Roosevelt el miércoles pasado forma parte de este enfrentamiento.

Las autoridades se encuentran vigilando las actividades de las pandillas en Guatemala.
Las autoridades se encuentran vigilando las actividades de las pandillas en Guatemala.

Ciudad de Guatemala.

Autoridades guatemaltecas se mantienen en alerta por una guerra entre las temibles pandillas Mara Salvatrucha y Barrio 18, que se enfrentan cada mes de agosto desde 2005, cuando rompieron una tregua, informaron este viernes fuentes oficiales.

"En agosto se conmemora el rompimiento del sur, momento en el cual se declaran la guerra a muerte los dos grupos de pandilleros que operan en el país y por eso han existido enfrentamientos" entre los dos bandos, afirmó en rueda de prensa el ministro de Gobernación (Interior), Francisco Rivas.

El funcionario aseguró que en algunos casos ha obtenido información de ataques entre las pandillas, contra la población, policías o funcionarios públicos, lo cual ha servido para salvar más de 600 vidas en lo que va del año.

6 mil
Muertes por año en Guatemala
La mitad de estas muertes están ligadas a las actividades del narcotráfico y a la Mara Salvatrucha y Barrio 18, dedicadas principalmente a la extorsión a comercios y medios de transporte.



"Ante la declaratoria de guerra, la instrucción fue mantenerse en alerta durante todo agosto, no solo a favor de la policía, sino de todas las instituciones del sector seguridad y justicia", agregó.

Las autoridades sospechan que, como parte del enfrentamiento, un grupo de la Mara Salvatrucha incursionó el miércoles a balazos en la emergencia del hospital Roosevelt para rescatar a un líder de la pandilla, dejando a su paso siete muertos.

"El ataque (en el hospital) forma parte de una organización criminal de carácter trasnacional que cuenta con la logística y el poder económico para desarrollar este tipo de actividades", agregó el ministro, tras una visita junto al presidente Jimmy Morales a la comisaria de la policía que cubrió la emergencia del nosocomio.

El presidente Morales aseguró que el ataque fue un acto "terrorista", debido a que participaron unas diez personas de distintas estructuras criminales, utilizaron cinco vehículos y armas de uso exclusivo de militares.

Asimismo, afirmó que la situación "es compleja" y también la está "viviendo El Salvador, Estados Unidos y Honduras con bandas criminales de pandilleros como la Salvatrucha y Barrio 18".

Guatemala vive una ola de criminalidad que deja cerca de 6.000 muertes por año, casi la mitad de las cuales están ligadas a las actividades del narcotráfico y a la Mara Salvatrucha y Barrio 18, dedicadas principalmente a la extorsión a comercios y medios de transporte.