Iraquíes demandan al gobierno de EUA para no ser deportados

Los inmigrantes iraquíes alegan que temen persecución religiosa si son enviados a su país.

El pasado fin de semana unas 100 personas fueron el blanco de las redadas realizadas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos quienes aseguraron que los inmigrantes capturados tenían antecedentes penales.
El pasado fin de semana unas 100 personas fueron el blanco de las redadas realizadas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos quienes aseguraron que los inmigrantes capturados tenían antecedentes penales.

Chicago, EUA.

Inmigrantes iraquíes demandaron el jueves al gobierno de Estados Unidos para escapar de la deportación tras las redadas del pasado fin de semana en el área de Detroit, alegando que temen persecución religiosa si son enviados a casa.

Las redadas tuvieron como blanco a más de 100 personas, en su mayoría cristianos caldeos, pero también musulmanes chiítas y cristianos convertidos, dijeron abogados defensores.

La mayoría ha vivido en Estados Unidos durante décadas y temen ser atacados por extremistas si son devueltos a Irak.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos aseguró que los inmigrantes capturados en las redadas del fin de semana tenían antecedentes penales.


Siete de los inmigrantes participaron en la demanda colectiva que solicita a un tribunal federal de Michigan suspender el proceso de deportación de todos los detenidos.

"No sólo es inmoral enviar gente a un país donde es probable que sean perseguidos violentamente, sino que viola expresamente leyes y tratados internacionales y estadounidenses", dijo Kary Moss, jefa del centro de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) en Michigan, que presentó la demanda en nombre de los detenidos.

Una condena por un delito grave es motivo de deportación en Estados Unidos, pero hasta un acuerdo de marzo entre los dos países, Irak no había tenido una política de aceptar a sus ciudadanos repatriados de los EUA.

La ACLU dijo en su declaración judicial que muchos de los detenidos tenían ofensas menores y que no cometieron delitos adicionales después de cumplir sus condenas. AFP

La Prensa