Más noticias

Semana Santa en Jerusalén, la esencia de Jesús

Lejos de la solemnidad de las procesiones españolas o del dramatismo de algunas latinoamericanas, la Semana Santa asume un papel mucho más humilde en la tierra en la que nació el cristianismo.

Cuadro en la Iglesia del Santo Sepulcro, muy visitado durante las celebraciones del Jueves Santo en Jerusalén, Israel. Fotos: EFE
Cuadro en la Iglesia del Santo Sepulcro, muy visitado durante las celebraciones del Jueves Santo en Jerusalén, Israel. Fotos: EFE

Israel.

Miles son los peregrinos que se dan cita cada año en Jerusalén para volver sobre los pasos de Jesús en el Monte de los Olivos, el valle del Cedr?n y la ciudad vieja, en busca de una espiritualidad que emana de cada uno de sus lugares sagrados, de cada una de sus piedras y rocas.

Y ello a pesar de que las procesiones no tienen la vistosidad ni la pompa a la que algunos están acostumbrados en Latinoamérica o en España, por ejemplo, países en los que la Semana Santa se ha convertido en auténtico patrimonio cultural inmaterial de la humanidad. “Las manifestaciones de la fe en Tierra Santa, sobre todo las externas, son muy sencillas”, declara el padre Juan María Solana, agregado cultural de la Santa Sede en Tierra Santa, para quien “esto ha ayudado a que se mantengan muy pegadas a lo esencial, a lo pobre, a lo original”.

JF Jerusalen 060417 (3)(1024x768)
Clérigos católicos participan en una procesión en el interior de la Iglesia del Santo Sepulcro.

“Así fue el caminar de Jesús”

La explicación radica en que, hace ya siglos, el cristianismo dejó de ser confesión mayoritaria en Tierra Santa, por lo que las costumbres y tradiciones que se forjaron desde la Edad Media se vieron afectadas por las limitaciones de los distintos gobernantes musulmanes, mamelucos u otomanos.

Solana extrae de esa austeridad el mensaje a su juicio más genuino de Semana Santa, y es el que “Santa Teresa solía repetir: ‘La Humildad es la verdad”.

“Cuando vienen peregrinos y hacen la Vía Dolorosa, se escandalizan frecuentemente por la pobreza del lugar, por los vendedores, por la basura... Yo les suelo repetir siempre lo mismo: quien quiera seguir las huellas de Jesús en su camino hacia el Calvario, tiene que aceptar esa humildad y esa pobreza, porque así fue la Vía Dolorosa de Jesús”, asegura.

JF Jerusalen 060417 (2)(1024x768)
Peregrinos católicos cargan con la cruz durante un a procesión de Viernes Santo en la Vía Dolorosa.

Con sus catorce estaciones, la consagrada vía serpentea entre las estrechas y pedregosas calles de lo que hoy es el mercado árabe de la ciudad vieja, entre sus aromas y coloridos puestos, casi buscando los momentos que los Evangelios describen en sus páginas o que se han incorporado a las tradiciones siglo tras siglo.

“A mí me ayuda mucho contemplar esas circunstancias y pensar que, precisamente así fue el caminar de Jesús. Creo que, aunque nos cueste un poco, este modo de celebrar aquí en Jerusalén nos ayuda a profundizar en el misterio y en la humildad de Jesús”, subraya el religioso mexicano.

El actual itinerario de la Vía Dolorosa, epicentro de la Semana Santa aunque no sea el único lugar frecuentado por los peregrinos, parte desde donde se hallaba la fortaleza Antonia, cerca de la puerta de San Estaban y el lugar en el que el gobernador romano Poncio Pilatos juzgó a Jesús ante las multitudes que exigían su muerte.

JF Jerusalen 060417 (8)(1024x768)
Clérigos católicos participan en una procesión de Viernes Santo Peregr

Y termina en la basílica del Santo Sepulcro, el santuario cristiano más importante del mundo y donde se hallan las cinco últimas estaciones.

Sus catorce paradas son un modo piadoso de recordar la pasión, reconstruyendo el camino de Jesús y su sufrimiento, así como los protagonistas de la pasión. “No todas ellas están mencionadas en los Evangelios”, advierte Solana, que remonta muchas de las tradiciones hasta el Medievo.

Y es que, si la vecina Belén es el epicentro de las conmemoraciones de la Navidad, Jerusalén monopoliza el espíritu del cristianismo durante Semana Santa. La Iglesia de Betfagé (en el Monte de los Olivos), donde la tradición sitúa el lugar en que Jesús subió al burro; el Dominus Flevit, desde donde divisó Jerusalén y lloró por el destino de la ciudad; el huerto de Getsemané, donde fue apresado; el valle del Cedrón, que cruzó en su triunfal entrada a la ciudad; el Cenáculo, lugar de la Última cena; todos ellos son algunas de las etapas que cualquier devoto debe recorrer si quiere sentir el pasado.

JF Jerusalen 060417 (9)(1024x768)
Unas mujeres cristianas ortodoxas colocan sus cabezas sobre una piedra de mármol de la iglesia del Santo Sepulcro.

En el monte de Los Olivos

Por la variedad de corrientes que tienen sede en la ciudad, la Semana Santa jerosolimitana es un reflejo de la diversidad en el mundo cristiano y en ocasiones hasta celebran la Pascua en distintas fechas por las diferencias entre los calendarios Gregoriano y Juliano. Para el peregrino más devoto, la Semana Santa en Jerusalén se inicia en el Monte de los Olivos con una colorida procesión de Domingo de Ramos que recrea la entrada triunfal de Jesús en la ciudad.

Una caminata de apenas dos kilómetros de empinadas subidas y bajadas que transcurre entre las alegres melodías y canciones de los grupos de feligreses, que animan con sus instrumentos y palmas las más ceremoniosas oraciones de los religiosos franciscanos a la cabeza.

Mucho más solemne y sobrio es el Jueves Santo, con la ceremonia de Lavatorio de Pies a doce notables de la comunidad palestina local por parte del patriarca latino y la oración de la Última Cena en el Cenáculo, símbolo del amor fraterno que debe regir la vida de todo cristiano y en la que se instauraron la eucaristía y el orden sacerdotal.

JF Jerusalen 060417 (11)(1024x768)
Varios peregrinos cristianos tocan la Piedra de la Unción de la Iglesia del Santo Sepulcro.

Ubicado en el Monte Sión de Jerusalén, encima del lugar donde la tradición sitúa la tumba del bíblico rey David, linaje del mesías en la tradición judeo-cristiana, el Cenáculo se abre para la oración dos veces al año, aunque el resto está abierto al turismo.

Esa noche, las actividades religiosas se trasladarán al huerto de Getsemané y la Basílica de la Agonía, donde se recrea la “Pasión de Jesús” y su fatídico apresamiento. Ante la roca de la Agonía se proclamarán en distintos idiomas los textos evangélicos que señalan el lugar en el que Jesús, poco antes de su arresto, se entrega a la voluntad del Padre y a su sufrido destino, y en recuerdo del sudor de sangre que aquella noche cayó sobre las rocas del huerto, ahora se esparcen pétalos.

JF Jerusalen 060417 (10)(1024x768)
Un peregrino reza apoyado en la Piedra de la Unción.

Cruce entre cristianos y mahometanos

Son el preámbulo a los dramáticos eventos de un Viernes Santo que, en Jerusalén, adquieren, si cabe, un mayor simbolismo y espiritualidad, aunque solo sea porque los peregrinos retoman el que consideran el itinerario de Jesús hacia la cruz.

El término “Vía Dolorosa” -dice el padre Solana- tiene dos sentidos: uno es una calle de la ciudad antigua de Jerusalén donde los cristianos -al menos desde el tiempo de los Cruzados- han recordado piadosamente el camino que siguió Jesús hasta el Calvario.

JF Jerusalen 060417 (4)(1024x768)
El Patriarca griego ortodoxo Teófilos III de Jerusalén lava unos pies el Jueves Santo, en 2015.

“El otro coincide más con el término ‘Vía Crucis’, y describe el camino espiritual y moral de Jesús en su pasión. Coinciden en la materialidad, pero el segundo sentido resalta más la persona y la experiencia de Jesús”, subraya.

Los actos y ceremonias son retomados al día siguiente con la bendición del fuego y del agua en el Santo Sepulcro, más vistosa en ritual ortodoxo que en el católico y antesala de una Pascua que adquiere su máximo esplendor con el prolongado repicar de campanas que anuncian al mundo la Resurrección.