Taiwán construye edificio que se “come” la contaminación

El Tao Zhu Yin Yuan, es un proyecto en la ciudad de Taipei que albergará unos 23 mil árboles y arbustos que harán la función de reducción de las emisiones de dióxido de carbono

El edificio también contará con un sistema para que según el clima se pueda ahorrar energía.
El edificio también contará con un sistema para que según el clima se pueda ahorrar energía.

Taipei, Taiwán

El arquitecto belga Vincent Callebaut presentó una solución para disminuir la contaminación urbana con la construcción del edificio Tao Zhu Yin Yuan. No es la primera vez que se ve una arquitectura ambientalista, pero el procedimiento y concepto en este caso son ligeramente distintos.

Se trata de una espectacular torre que ‘se come’ la contaminación. El novedoso proyecto comenzó a construirse en el 2013 en el distrito XinYin en Taipei, Taiwán, y estará listo el próximo septiembre.

Lo que hace especial al edificio es su diseño helicoidal, donde entre las paredes y suelos de sus 40 apartamentos albergará unos 23 mil árboles y arbustos. Estas plantas serán las que hagan la función de limpieza, es decir, la reducción de emisiones de dióxido de carbono.

Callebaut, explicó que el diseño en doble hélice está inspirado en una cadena de ADN y que se calcula que las plantas absorberán 130 toneladas de dióxido de carbono al año, lo que según el arquitecto equivale a lo que generan 27 autos.

“La torre presenta un concepto de eco-construcción residencial sostenible que ayudará a reducir la huella de carbono de sus habitantes”, dijo Callebaut.

Kr Taiwan4 030217(800x600)
El edificio tendrá suelos acristalados y habrá también plantas en el interior de la torre.

El edificio tendrá suelos acristalados y habrá también plantas en el interior de la torre, así como piscina, gimnasio y un parqueo subterráneo de varios niveles. Además, integrará un sistema de reciclado de agua de lluvia, ascensores de bajo consumo, placas solares y un sistema para que según el clima se pueda ahorrar energía.

No es la primera propuesta arquitectónica que “se come” la contaminación. En Milán Italia, otro edificio, llamado Palazzo Italia busca mediante un método distinto purificar el aire. En este caso, la construcción usa sus propios materiales. Toda su fachada, está hecha de una mezcla de concreto y dióxido de titanio que, al hacer contacto con la luz, captura los distintos óxidos de nitrógeno del aire resultando en un tipo de sal que se pega al material y que posteriormente se disuelve con la lluvia.

Kr Taiwan2 030217(800x600)
El edificio tendrá piscina, gimnasio y un parqueo subterráneo de varios niveles.

La Prensa