Más noticias

Maduro acusa a Washington de la crisis de efectivo en Venezuela

Los nuevos billetes de 500 bolívares llegaron ayer al país, pese al ‘sabotaje’ denunciado por el chavismo

People wait to cross the Francisco de Paula Santander international bridge, linking Urena, in Venezuela and Cucuta, in Colombia, despite the border closing order issued by the Venezuelan government, on December 18, 2016.<br/>President Nicolas Maduro delayed until January 2 taking Venezuela's highest denomination bill out of circulation but the borders with Colombia and Brazil will remain closed to hit what he claims are 'mafias' hoarding Venezuelan cash abroad in a US-backed plot to destabilize the country. In Tachira, the crackdown caused added misery for people who rely on cross-border trade. / AFP PHOTO / George Castellanos
People wait to cross the Francisco de Paula Santander international bridge, linking Urena, in Venezuela and Cucuta, in Colombia, despite the border closing order issued by the Venezuelan government, on December 18, 2016.
President Nicolas Maduro delayed until January 2 taking Venezuela's highest denomination bill out of circulation but the borders with Colombia and Brazil will remain closed to hit what he claims are 'mafias' hoarding Venezuelan cash abroad in a US-backed plot to destabilize the country. In Tachira, the crackdown caused added misery for people who rely on cross-border trade. / AFP PHOTO / George Castellanos

Caracas, Venezuela

Tras los violentos disturbios y saqueos que se desataron en protesta por la salida de circulación de los billetes de 100 bolívares, las autoridades militarizaron al menos seis localidades y la capital de un estado suroriental en Venezuela.

El presidente Nicolás Maduro, que revirtió la polémica medida con una prorróga hasta el 2 de enero, acusó ayer al mandatario estadounidense, Barack Obama, de estar detrás de los problemas monetarios que enfrenta el país petrolero con una fuerte devaluación de la moneda local y la escasez de billetes.

Contra Venezuela hubo “una operación para dejar al país sin billetes físicos, una operación criminal, y la fecha clave que ellos habían establecido, (era el) viernes 16 de diciembre, era la fecha clave para activar un conjunto de grupos armados, pagados por la mafia, en distintos lugares del país”, aseguró Maduro.

La medida fue tomada por Maduro hace una semana para enfrentar a las mafias que estarían sacando el dinero en efectivo a otros países para desestabilizar la economía.

Esto que el mandatario venezolano describió durante su alocución dominical transmitida en la televisión estatal como “un plan macabro”, “el golpe final”, o el “el coletazo de Obama”, busca, dijo, golpear al país y derrotar a la llamada “revolución bolivariana”.

“Es el coletazo de venganza, lamentable, de Barack Husein Obama contra el pueblo de Venezuela con todas sus redes de infiltrados, de partidos apátridas de derecha de la MUD (Mesa de la Unidad Democrática)”, insistió.

En tanto, el primer cargamento con los billetes de 500 bolívares, que forma parte de la nueva familia monetaria de Venezuela, tenía previstó arribar al país ayer por la tarde, anunció Maduro.

Próximamente, también “van a llegar los billetes de 1,000, 2,000, 20,000, y cuando estén todos vamos a estar completitos con todo el cono monetario”, informó el mandatario.