Más noticias

La millonaria fortuna que dejó Fidel Castro, según Forbes

La revista estadounidense afirma que el fallecido líder cubano amasó una fortuna de 900 millones de dólares.

Castro vivió una vida de lujos que contrastaba con el comunismo que instauró en la isla, según testigos. AFP.
Castro vivió una vida de lujos que contrastaba con el comunismo que instauró en la isla, según testigos. AFP.

La Habana, Cuba.

Mientras Cuba continúa en duelo por la muerte de Fidel Castro, padre de la Revolución que puso a la isla en el radar mundial, medios internacionales buscan resolver los misterios que rodearon la vida del comandante, entre estos, la cantidad de su fortuna.

Según la revista Forbes, Castro llegó a ser el séptimo mandatario más adinerado del mundo. Con una fortuna valorada en U$ 900 millones en la última década, el líder cubano se llegó a ubicar por encima las Reinas, Isabel de Inglaterra y Beatriz de Holanda.

Acorde con el ránking de Forbes, realizado en 2012, Castro llegó a tener más dinero que el Presidente africano de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, quien alcanzó los $600 millones; la Reina Isabel II de Inglaterra, con $500 millones y la Reina Beatriz de Holanda, con $270 millones.

Forbes afirmó que la fortuna de Fidel Castro creció considerablemente en la última década, dado que en 2003 tan sólo se le calculaba una riqueza de U$ 110 millones. Dos años después, llegó a tener U$ 550 millones (una suma cinco veces superior).

La revista estadounidense estima que el patrimonio del presidente cubano casi se duplicó hasta llegar a los 900 millones de dólares. "Suponemos que él tenía el control económico sobre una red de compañías estatales que incluye el Palacio de Convenciones, Cimex, tiendas al por menor y Medicuba, que vende vacunas y otros productos farmacéuticos producidos en Cuba", reseñó la revista.

La inclusión del nombre de Castro en la lista de Forbes tuvo una dura respuesta por parte del Gobierno cubano, al afirmar que tomarían acciones legales contra lo que consideraba una "infamia".

En tanto, los funerales del Comandante, un personaje único que forjó la identidad de la isla y se erigió en uno de los símbolos del siglo XX, se extenderán hasta el domingo próximo, cuando sus cenizas serán inhumadas en Santiago de Cuba, cuna del alzamiento que lo llevó al poder en 1959.

El traslado de los restos de La Habana a Santiago, distante a unos 900 km, llevará cuatro días y apunta a convertirse en una movilización de millones de cubanos.