Quiere ligar ahora por medio de apps

Se encuentra tan aburrida de su vida que anda desesperada en buscar pareja sin importarle ni el covid 19 ni las enfermedades de transmisión sexual

Hola,Doctora, ¿recomiendas las aplicaciones para ligar? Con la pandemia he estado muy sola y ya tengo ganas de tener pareja, pero me da miedo entrar a esas aplicaciones.

De repente me llegan notificaciones de páginas que se encargan de buscarte pareja, pero soy un poco desconfiada y no quisiera arriesgarme. Me da pena preguntar a mis amigas o conocidos por eso recurro a ti. No creo que en esas apps encuentres al amor de tu vida, pero sí a alguien con quien pasar un buen rato, que es lo que busco.

Los chavos de mi trabajo me aburren y la verdad ya me acosté casi con todos, los que me faltan o están casados o no entran ni tantito en mis gustos.
La aburrida 27 años

¡Hooola!, querida aburrida, creo que tienes que poner en la balanza qué es lo más importante para ti en este momento del mundo y de tu mundo. El miedo a contagiarte de covid o tus ganas de tener sexo, porque existe un riesgo real de contagio al relacionarte con un extraño.

Son tiempos complejos y cada persona tiene que decidir de qué manera enfrentar esta situación sin tomar riesgos innecesarios o tomarlos y asumir la o las consecuencias. Toda aplicación relaciona a extraños y hay gente que miente en muchas cosas, y no hay manera de saber que esas personas no están contagiadas, no sólo de covid sino de alguna infección de transmisión sexual.

Así que tú sabrás. Y te informo que la columna no está organizada para relacionar a las personas, porque además de que no se le pide a nadie su información real para contestar su pregunta, hoy tampoco podría recomendarte a nadie, porque no sé si podrían estar contagiados.

Recuerda que hay contagiados que no tienen ningún síntoma, pero sí contagian. Y, por otro lado, te informo que la soledad es una sensación que no tiene nada que ver con estar sin personas alrededor o sin novio o pareja, sino con no saber estar contigo misma y gozar de tu propia compañía, incluyendo el darte placer por tu propia mano.