En cada prenda de vestir y los accesorios se percibe cierta nostalgia noventera.
En cada prenda de vestir y los accesorios se percibe cierta nostalgia noventera.

Balmain le apuesta al blanco y negro

Las grandes aberturas en vestidos y pantalones también cobran mucho protagonismo en esta colección al igual que las piezas asimétricas

PARÍS. El blanco y el negro serán los colores predominantes del próximo verano, según la propuesta lanzada en pasarela por Balmain, que puso el ojo en este binomio que destaca tanto en los estilismos más clásicos como en los más futuristas.

Balmain lo incorporó a su manera: en un tono discotequero, con rayas blancas y negras en un mono de una sola pierna -la apuesta más atrevida-, pantalones tipo chándal con pata de campana, chaquetas con exageradas hombreras y vestidos cortísimos de lentejuelas.

Siguiendo su particular sueño americano, Olivier Rousteing, el joven francés que ha sacado a Balmain del clasicismo para convertirlo en una referencia pop, transmitió una nostalgia por el final de los años 90 que se transmitió en la línea.

balmain 2(800x600)
Hay prendas bicolor repletas de motivos circulares con collares a juego abrieron el desfile.

balmain3(800x600)
La colección también incluye piezas en tonos vibrantes, tanto solos como combinados con el blanco y negro.