Dior retoma su lugar feminista

Ícono del feminismo en la pasarela, la directora artística de Dior, Maria Grazia Chiuri, reivindica la solidaridad entre mujeres en su desfile más "british"

Tres años después de haber lanzado las camisetas feministas que convirtieron a toda la industria de la moda rápida en una fábrica de mensajes de empoderamiento, Dior volvió a la carga en París con una colección comercial que recupera los grandes éxitos de su diseñadora Maria Grazia Chiuri.

Sisterhood is Powerful, Sisterhood is Global y Sisterhood is Forever (La sororidad es poderosa, mundial y para siempre), títulos de las obras de la poetisa feminista estadounidense Robin Morgan, se convirtieron en la nueva serigrafía de las camisetas básicas.

Como en 2016, con el Todos deberíamos ser feministas, título del manifiesto de la escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie, que empapeló tiendas y productos en Dior, la histórica firma cae rendida a los guiños que han convertido a las influencers en su principal legión.

ls-moda12-010319(800x600)
La colección 'Ready to wear' incluye pantalones pescador

Vestidas por la marca acudieron al desfile Gala González, Dulceida, Pelayo, Anne-Laure Mais, Camille Charrière, Bryan Boy y una larga lista de poderosos de las redes sociales rendidos al bolso saddle de Chiuri, a sus estampados de porcelana y a sus camisetas con mensaje.

En la pasarela, la italiana, al frente del diseño de la marca desde 2016, se fijó en las Teddy Girls, homólogas femeninas de los Teddy Boys, una de las primeras subculturas británicas, lo que le permitió repasar las siluetas de los años 50, donde fue clave la silueta del New Look, creada por Christian Dior en 1947.

Esto le permitió recuperar las amplias cazadoras masculinas, las faldas con vuelo y las chaquetas de cuero en estampados típicamente ingleses como el punk cuadro bicolor (negro y rojo o negro y verde) o el tartán, que revistió monos en lana con escote palabra de honor sobre jerséis a modo de polo y abotonado hasta el cuello.

ls-moda7-010319(800x600)
El tul es un recurrente en las propuestas otoño-invierno de este 2019

Pero ni con estas, Chiuri se deshizo de las prendas que ha convertido en ícono: vestidos princesa, faldas plisadas en tul, zapatos sin talón con cintas decoradas con el nuevo logo de la casa y, por supuesto, las camisetas feministas. Ni siquiera las críticas que denuncian que esa apropiación comercial deslegitima la causa feminista han conseguido desterrar la tendencia.

Tirando de archivo, la diseñadora recuperó del fundador la chaqueta Bar, marcada en la cintura, en su versión más masculina, la que creó Yves Saint Laurent durante su paso por Dior a finales de los cincuenta.

El joven Saint Laurent, que por entonces acababa de cumplir 21 años, tomó las riendas de la firma tras la repentina muerte de Dior y rejuveneció el New Look, inspirándose en las culturas alternativas que poblaban las grandes ciudades, idea que ahora retoma Chiuri.

El clásico traje Bar se reinventa según una línea más masculina en su corte, su cuello y su tejido.

El tartán irrumpe con fuerza e inunda toda la colección, con total looks de tonos verdes y rojos que se llevan a conjunto con sombreros de tela. El vichy masculiniza algunas propuestas, mientras que la seda y el tul se combinan con una chaqueta de cuero o un ancho cinturón del mismo material.

ls-moda9-010319(800x600)
Los jumper tipo vestidos con jerseis son tendencia
ls-moda5-010319(800x600)
Maria Grazia Chiuri, directora artística de Dior