A Burberry no le faltó la clásica gabardina, solo ligeramente modernizada.<br/>
A Burberry no le faltó la clásica gabardina, solo ligeramente modernizada.

Fetichismo “chic” a la italiana

De un Burberry más clásico al sadomasoquismo de Pam Hogg, dos extremos en la London Fashion Week

Londres. De la transformación canalla de Burberry por el italiano Riccardo Tisci a la provocadora inspiración Pam Hogg, la semana de la moda de Londres dejó grandes momentos durante cinco días de desfiles.

pan web(800x600)
Cuero y vinilo wn la colección de Pam Hogg


Pam Hogg. La veterana diseñadora británica, a quien los años no han quitado nada de su estilo roquero y transgresor, invistió la Casa de la Francmasonería de Londres con una colección de tintes sadomasoquistas.

Abundancia de cuero y vinilo negro, púas metálicas y zapatos de plataformas excesivas que contrastan con delicados tules transparentes, cintas y lazos color pastel.

Burberry. Se destaca un minivestido monocromo con cuello de polo, sobre el que Tisci yuxtapuso un corsé con cremallera y mangas abullonadas. Un estilo chocante para los habituales de la marca, menos para quienes conocen los trabajos previos del estilista italiano, experto en el streetwear de lujo.
La colección se completa con bombers en colores pastel, chaquetas acolchadas con cuello XXL como un chaleco salvavidas, vestidos de inmenso escote cubiertos de medallas de plata o un abrigo largo con cola como un vestido de novia.