Ghesquière se ha llevado a LV de Balenciaga los cortes rectos y cuadrados, la sobreexposición de tejidos diferentes y, sobre todo, una mirada siempre hacia el futuro
Ghesquière se ha llevado a LV de Balenciaga los cortes rectos y cuadrados, la sobreexposición de tejidos diferentes y, sobre todo, una mirada siempre hacia el futuro

Verano de Louis Vuitton

La nueva colección es todo un viaje al futuro, una colorida propuesta que no entiende de géneros.

París, Francia

El Nicolas Ghesquière que nos enamoró durante la era Balenciaga ha vuelto, y lo ha hecho por la puerta grande. Louis Vuitton ha sido la última firma en presentar su colección de primavera-verano para el próximo año.

Los minivestidos han causado sensación, así como sus chaquetas repletas de volúmenes. Los estampados estrambóticos y las combinaciones de color han marcado el rumbo de esta nueva colección.

El director creativo ha mezclado estampados y tendencias inspirándose en un futuro nómada en el que se combinan prendas de diferentes tejidos y gráficos con colores muy contrastados. Destacan en su propuesta las mangas abullonadas con pliegues, los estampados de los 80 inspirados en el Grupo Memphis, que cubren shorts, camisetas o bombers, formando siluetas oversize, así como las originales formas de los bolsos de lágrima.

La nueva colección tiene una potente premisa: la distinción de género se difuminará para crear prendas desligadas de la feminidad o la masculinidad, sin distinción tampoco de clase, donde tejidos informales se mezclan con el lujo y la comodidad de la moda urbana con la elegancia de las telas de calidad.