Más noticias

Violencia en Honduras alienta migración infantil, dice funcionaria mexicana

De acuerdo con la funcionaria, los niños hondureños emigran para alejarse de los altos niveles de violencia en su países.

Ciudad de México, México.

La crisis humanitaria de los niños migrantes que viajan solos hacia Estados Unidos deriva en buena parte de la violencia que prevalece en Honduras, afirmó hoy la subsecretaria mexicana de Gobernación, Mercedes del Carmen Guillén.

En una comparecencia ante comisiones del Senado para analizar el tema de la migración infantil, la subsecretaria de Población, Migración y Asuntos Religiosos declaró que el flujo se origina principalmente en Honduras, Guatemala y El Salvador, si bien la mayor parte proviene de territorio hondureño.

"Estados Unidos está teniendo más niños allá, nosotros estamos teniendo más niños acá. Pero esos niños no acompañados provienen en su gran mayoría, por decir un número, setenta por ciento, con referencia a Honduras", indicó Guillén.

De acuerdo con la funcionaria, los niños hondureños emigran para alejarse de los altos niveles de violencia en su país, en tanto que los guatemaltecos y salvadoreños lo hacen por motivos de pobreza.

"Honduras está viviendo una temporada completamente difícil y especial. San Pedro Sula, que es la zona de donde viene la mayoría de los niños hondureños, está siendo afectada por una ola de violencia; es la zona más violenta del mundo, con 97 homicidios por cien mil habitantes", abundó.

Guillén refrendó el compromiso del Gobierno mexicano de colaborar en la solución de esta crisis y subrayó que los países de la región centroamericana, así como México y Estados Unidos, son corresponsables de este fenómeno.

Las declaraciones de la viceministra siguen a los comentarios formulados por la primera dama de Honduras, Ana García, al periódico mexicano El Universal, en las que cuestiona la protección que el Gobierno de México brinda a los menores migrantes.

De acuerdo con la esposa del presidente Juan Orlando Hernández, la migración de niños centroamericanos no acompañados hacia Estados Unidos "cobra matices muy graves" en México por el acoso de los Zetas y otros grupos criminales.

"Hay que pedir una estrecha colaboración de México en la desarticulación de estas bandas del crimen organizado que se dedican al tráfico ilegal de personas y muchas veces termina en trata de personas porque muchos de estos niños y niñas son usados por los coyotes (traficantes) para prostitución, crimen organizado", dijo García en sus comentarios publicados ayer por el diario.

Este mismo jueves, la subsecretaria mexicana de Relaciones Exteriores para América Latina, Vanessa Rubio, también respondió a los señalamientos de la primera dama hondureña al asegurar que la prioridad del Gobierno mexicano en este tema es proteger los derechos humanos de los menores.

"Estamos hablando de un fenómeno principalmente de carácter humanitario donde lo más importante es preservar el derecho de los niños", dijo Rubio a la prensa.

La funcionaria planteó lanzar una campaña de comunicación que exponga la conveniencia de que los menores centroamericanos permanezcan en sus lugares de origen, si bien reconoció que "para eso hay una política que tenemos que diseñar de manera conjunta para el tema de desarrollo, de inclusión social, de empleo".