Hondureños varados en Veracruz por amenazas del crimen organizado

A los migrantes hondureños les están cobrando 100 dólares en cada parada y los amenazan con lanzarlos del tren sino pagan, denuncian grupos defensores en México.

Los delincuentes amenazan a los migrantes con lanzarlos del tren si no van pagando 100 dólares en cada punto que cruzan.
Los delincuentes amenazan a los migrantes con lanzarlos del tren si no van pagando 100 dólares en cada punto que cruzan.

Veracruz, México.

Células de la delincuencia organizada amenazaron con tirar del tren a migrantes, entre ellos hondureños, sino pagan la cuota de 100 dólares en cada uno de los puntos de la ruta, según denuncias de Defensores de migrantes en México, esto ocurrió en Tenosique, Tabasco.

En el trayecto los defensores observaron en la zona de Palenque, Chiapas, como algunos migrantes fueron agredidos y hostigados para obtener la cuota.

Ante esta situación, los migrantes presentaron ocho denuncias ante el Ministerio Público por el delito de amenaza de muerte y extorsión.

Aún con el peligro que representaba continuar en la ruta, los migrantes siguieron su camino con la persecución de los delincuentes, quienes, molestos por las denuncias interpuestas, los siguieron hasta la estación de Chontapa, Tabasco.

Pero las acciones no sólo iban dirigidas hacia los migrantes, sino también a los defensores de los derechos humanos, a quienes les ordenaron abandonar a los migrantes de la caravana o de lo contrario su integridad física sufriría las consecuencias. El hostigamiento continuó en el recorrido a la ciudad de Coatzacoalcos, Veracruz.

Cuando llegaron a las cercanías de Coatzacoalcos, el tren aseguran las víctimas, detuvo su marcha en la comunidad de El Tunel, Moloacán, Veracruz, por lo que los migrantes decidieron continuar su camino a pie. Pero ni caminar los libró del hostigamiento, los migrantes fueron perseguidos hasta llegar a la Casa del Descanso del Migrante San Judas Tadeo en Coatzacoalcos.

Un comunicado de los organismos defensores de migrantes establece que el 27 de mayo, los migrantes decidieron continuar su camino.

Una pesadilla

Eran aproximadamente 270 migrantes que caminaron a la estación ferroviaria ubicada bajo el puente vehicular de la Avenida Uno, para esperar el tren, abordarlo y avanzar hacia el centro del país.

Pero fueron sorprendidos con un operativo de la Secretaría de Marina, donde los uniformados rodearon a los migrantes, les pidieron acostarse en el suelo para un registro, mientras las unidades comenzaron a patrullar lentamente la zona e identificaron a cuatro presuntos responsables de los delitos cometidos en contra de los migrantes.

Después de 15 minutos, refiere el comunicado, los marinos dejaron a los migrantes para seguir la ruta, aplaudieron la intervención de la Secretaría de Marina, porque pese a que callaron, sabían que las personas detenidas eran algunos de los miembros de la delincuencia organizada, pero por miedo la mayoría se quedaron callados.

Ante las acciones, los defensores aseguran que las células del crimen organizado ubicadas en Tenosique, Palenque, Chontalpa y Coatzacoalcos planificaron atentar contra la vida de los representantes de la organizaciones para dar una lección contra los migrantes. Que el grupo de 270 migrantes no pagara la cuota de 100 dólares, representa una pérdida de 27 mil dólares.

Ante el miedo, los migrantes y defensores optaron por regresar a la casa del migrante San Judas Tadeo. Y siguen allí, las amenazas persisten y las bandas delictivas informó Irineo Mujica,

Los delincuentes amenazaron con realizar una masacre si intentan abordar el tren de nuevo en Coatzacoalcos. La Comisión Nacional de Derechos Humanos en México, que acompaña al grupo, señala su preocupación por esta situación y pide al Gobierno del Estado de Veracruz que aumente la vigilancia y resguarde la vida de los migrantes y sus defensores.

El número de migrantes varados aumenta, se ha creado un estado de emergencia en el albergue, además la comida no alcanza y muchos migrantes tienen que dormir en las afueras de la casa sin ninguna protección, lo que los hace vulnerables al crimen organizado.

Los migrantes aseguran que no van a avanzar y ante la situación de riesgo, las organizaciones piden que se brinden las garantías necesarias para viajar en territorio mexicano.

La Prensa