Más noticias

Piden a Obama que no deporte a niño hondureño con parálisis

José Isaac Tinoco Castellanos pasó tres meses detenido antes de ser entregado a sus padres en Chicago.

El pequeño José Isaac fue traído en mayo a los Estados Unidos de San Pedro Sula, Honduras.

Chicago, Estados Unidos.

Un niño hondureño de nueve años con parálisis cerebral que se encuentra en Chicago podría ser deportado.

José Isaac Tinoco Castellanos pasó tres meses detenido antes de ser entregado a sus padres en esta ciudad. El menor se enfrenta el próximo 1 de octubre a un juicio para su posible deportación, reportó EFE.

El pequeño José Isaac fue traído en mayo a los Estados Unidos de San Pedro Sula, Honduras, donde, según EFE, una persona contactada por sus padres lo llevó al puesto fronterizo de Hidalgo, Texas.

Sus padres, que viven indocumentados en Estados Unidos desde hace ocho años, lo buscaron durante tres meses hasta que la Oficina de Reasentamiento de Refugiados del Gobierno Federal le informó el menor se encontraba en Galveston, Texas.

"Fue una decisión difícil pero no tuvimos más remedio que confiar en un extraño para que lo acercara a la frontera", declaró la madre, Norma Castellanos, a la agencia noticiosa.

Su abuela, de 71 años, lo cuidó durante ocho años. Si embargo, no pudo cuidarlo más debido que empeoró su parálisis cerebral.

"Nuestro hijo necesita atención médica y vivir con sus padres y su hermanita nacida aquí hace tres años", expresó Castellanos.

Julie Contreras, de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), que envió una carta al presidente Barack Obama para que autorice la permanencia del niño en el país.

"San Pedro Sula es una de las ciudades más violentas y peligrosas del mundo, y la abuela de Isaac era amenazada por las 'maras' (pandillas), que podían intentar secuestrar al niño solamente porque sus padres viven y trabajan en los Estados Unidos", dijo.

La activista reveló que en la carta se le pide "respetuosamente" a Obama que intervenga en el caso. "Este niño inocente le pide ayuda con los brazos abiertos y llorando, como los miles de niños refugiados que reclaman el derecho de vivir con libertades básicas", agrega.

LULAC aportará un abogado que se encargará de la representación legal del menor en la audiencia del 1 de octubre en Chicago.

Isaac sufre una incapacidad que le impide comunicarse con los demás. "No habla, solamente emite sonidos y hace señas. Es un niño inválido al que dejaron en manos de Dios durante tres meses y a cargo de una agencia privada que no lo cuidó", cita EFE a la madre del pequeño.

LEA: Niños migrantes en Estados Unidos