Más noticias

De las canchas de fútbol a la presidencia de GRUMA CA

Jaikel Aguilar, el profesional costarricense que gerencia en el istmo una de las empresas más grandes de alimentos del mundo

tiene dos pasiones en su vida: una, el fútbol, y la otra, la administración de empresas. En ambas ha logrado tener éxito en la vida. Como futbolista llegó a integrar la selección de su país, y como administrador de empresas, ha dirigir una de las empresas de alimentos más exitosas de América, el Grupo Maseca (GRUMA).

Se trata de José Antonio Jaikel Aguilar, oriundo de San José, Costa Rica, desde donde dirige la división de GRUMA para Centroamérica.

GRUMA está catalogada como la compañía de alimentos líder, a nivel mundial, en la producción de harina de maíz y tortillas, así como un productor importante en la categoría de trigo y productos derivados, como panes, además de otros alimentos de consumo básico como arroz, snacks, condimentos y palmito.

Gruma Centroamérica forma parte de la compañía multinacional GRUMA (Grupo Maseca), con 60 años de operaciones, líder en la producción de tortillas y harina de maíz a nivel mundial, con presencia en más de 100 países, con más de 20,000 empleados y 92 plantas ubicadas en Centroamérica, México, Estados Unidos, Europa, Venezuela, Asia y Oceanía.

GRUMA ancló en Centroamérica en 1972, con la instalación y operación de una planta de harina maíz. Luego se extendió a Honduras, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Ecuador y Panamá.

Seleccionado

Jaikel Aguilar llegó a la transnacional en 1996, pero antes tuvo un exitoso paso por el fútbol de su país. Y es que el alto ejecutivo de GRUMA-Centroamérica, tiene entre sus pasiones el deporte: correr maratones internacionales y el fútbol. Actividades en las que se ha destacado a lo largo de su vida.

La prensa de su país lo recuerda como “El Tanque” Jeikel. Delantero de uno de los clubes más populares de la nación centroamericana: el Saprissa, equipo con el que ganó tres campeonatos nacionales (1988, 1989 y 1993-1994), y con el que también fue campeón del Torneo de la Copa de Campeones de la CONCACAF (Confederación Centroamericana y del Caribe de Fútbol) en 1993.

Aunque su carrera está marcada por el Saprissa, también jugó una temporada para El Herediano.

La cúspide de su carrera futbolítica lllegó en 1999, cuando el entrenador serbio Bora Milutinovic lo convocó para integrar la selección nacional de fútbol que representaría a su país en el Campeonato Mundial Italia 1990.

Aceptó el llamado y aunque no jugó ningún partido en la competición mundial, hoy en día se le recuerda como uno de los jugadores que hizo historia, por formar parte del grupo de jugadores que lograron clasificar su selección a octavos de final en la contienda mundial, considerada como una de las principales hazañas del deporte en su país.

Jaikel Aguilar se retiró de las canchas de fútbol a los 28 años de edad en 1994, joven para muchos, tras ser convocado por una última vez en su carrera deportiva a integrar la selección nacional de su país, para disputar un juego amistoso ante la selección de Noruega.

Su salto a Gruma

Tras su retiro de las canchas de fútbol, Jaikel retomó sus estudios universitarios y se graduó de ingeniero industrial en la Universidad Internacional de Costa Rica e inició una exitosa carrera profesional en el gigante mexicano Gruma, tras asumir el cargo de supervisor de ventas de la División de Tortillas de Demasa, la concesionaria de GRUMA en Costa Rica. Dos años después fue ascendido al cargo de gerente.

Su carrera en Gruma lo trajo a Honduras en 1998 para ocupar la gerencia general de Demahsa, cargo que ocupó hasta el año 2000, cuando retorna a su país para hacerse cargo de la gerencia de Operaciones. En 2002, es trasladado a México a la gerencia de Operaciones, Productos y Distribución de GRUMA-México.

En el país azteca, Jaikel ocupó otros cargos importantes, como subdirector del área de tortillas y subdirector comercial. En 2011, retorna a su país para asumir la dirección general de GRUMA Centroamérica, cargo que ocupa hasta la fecha.

Gruma en Honduras

El gigante mexicano llegó al mercado hondureño en 1987, con la creación de la empresa DEMAHSA, (Derivados del Maíz de Honduras, S.A.), que cuenta, actualmente, con una planta de producción de alto nivel en el departamento de Cortés, en la región norte de Honduras, la que está considerada como la más moderna a nivel latinoamericano.

Jaikel Aguilar recuerda que esa planta se inauguró en el año 1999, cuando él estaba como gerente de la empresa en este país. Para entonces, dice, “estábamos en Comayagua y con un molino en San Pedro Sula. Decidimos cerrar la planta en Comayagua y construir la planta camino a Puerto Cortés. la inversión fue de 40 millones de dólares. Hoy en día es de las plantas más modernas de la empresa a nivel continental. La planta tiene una capacidad de producción de 11,000 toneladas métricas mensuales.

Nuevas inversiones

De la mano de Jaikel Aguilar, GRUMA apuesta para 2014 expandir su mercado en Honduras. Para ello proyectan inversiones por el orden de dos millones de dólares, principalmente en la introducción de una gama de nuevos productos listos para cocinar. La meta es, dice el ejecutivo, un crecimiento en el país de un 4% sobre las cifras de cierre en 2013.

El éxito de GRUMa en una región en crisis económica tiene su secreto, y el mismo tiene su fundamento, dice Jaikel Aguilar, en una filosofía muy práctica, la búsqueda de la eficiencia. Nos hemos ido adaptando a la realidad, hemos ido buscando mucha eficiencia interna y nos hemos preocupado por ir desarrollando a nuestros clientes y gracias a Dios en ese contexto de eficiencia y desarrollo de clientes nos ha ido bastante bien”.