Más noticias

Honduras suspende vuelos en aeropuerto capitalino por humo

La poca visibilidad que hay en Tegucigalpa ha obligado a las autoridades aeroportuarias a cancelar las llegadas y salidas de la terminal aérea hasta segundo aviso.

Aeronáutica Civil anunció ayer el posible cierre del aeropuerto capitalino Toncontín para este miércoles.
Aeronáutica Civil anunció ayer el posible cierre del aeropuerto capitalino Toncontín para este miércoles.

Tegucigalpa, Honduras

Una densa capa de humo que este miércoles cubre Tegucigalpa, las autoridades aeronáuticas tomaron la decisión de cerrar temporalmente el aeropuerto Toncontín.

Para este día se tiene programada el arribo del presidente electo de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, quien estaría cambiando su hora de llegada a Honduras para una reunión con el mandatario hondureño Juan Orlando Hernández.

Solís tenía previsto aterrizar en el Toncontín en horas de la mañana de esete miércoles, sin embargo, por la disposición de Aeronáutica Civil, se verá afectada la llegada del presidente electo costarricense, así como todos los vuelos en las próximas horas.

Las autoridades aeronáuticas anunciaron ayer el posible cierre del aeropuerto capitalino, ya que los técnicos detallaron que están en monitoreo, esperando que las condiciones del clima mejoren para habilitar nuevamente la pista.

La principal causa de la densa capa de humo que cubre Tegucigalpa, se debe a los incendios forestales que se han registrado durante los últimos días en el Distrito Central.

Efraín Durón, supervisor de la torre de control, explicó que la medida se tomó porque solo hay visibilidad de dos kilómetros y que se necesitan al menos tres para la aeronavegación.

Durón expuso que a partir de las 8:45 am se redujo la visibilidad a los dos kilómetros por lo que se suspendieron tanto las llegadas como las salidas de los vuelos.

En condiciones normales se tiene una visibilidad entre cinco y ocho kilómetros, lo que permite que se realicen las operaciones de despegue y aterrizaje sin problemas para los pilotos y el personal de la torre de control.

Agregó que esperan que en unas horas se despeje el humo, con los vientos que lleguen a los 16 nudos y puedan mover la densa capa.