Más noticias

Fiscalía busca a Ada Muñoz tras intervenir oficina en alcaldía de San Pedro Sula

Investigan malversación de caudales públicos, enriquecimiento ilícito y abuso de autoridad de una red de funcionarios y empleados. La Policía anda tras la pista de Ada Muñoz, jefa de Control de Ingresos.

Los fiscales contra la Corrupción cuando llegaron a las oficinas de la jefa de Control de Ingresos, Ada Muñoz. La intervención ocurrió por la mañana.
Los fiscales contra la Corrupción cuando llegaron a las oficinas de la jefa de Control de Ingresos, Ada Muñoz. La intervención ocurrió por la mañana.

Los ingresos de algunos empleados y funcionarios de la Municipalidad de San Pedro Sula no concuerdan con los elevados costos de sus propiedades, según investigación de la Fiscalía contra la Corrupción.

Fiscales contra la Corrupción y miembros de la Policía Nacional, Unidad Transnacional de Investigación Criminal, Dirección de Servicios Especiales de Investigación, Policía Militar y la DNIC intervinieron ayer la alcaldía sampedrana.

El ostento con que viven algunos funcionarios y empleados municipales ha causado revuelo y ha sido objeto de denuncia. Aunque el problema no es vivir bien, sino las ganancias jugosas. Se mencionan cantidades millonarias y la mayoría tiene su origen en una de las dependencias municipales donde se manejan los impuestos de los sampedranos y que ha sido intervenida varias veces, dos en el último año, pero sin resultados. En la intervención se decomisaron ayer varios legajos de documentos y equipo de cómputo, donde supuestamente hay información que probará una serie de irregularidades que por años se han venido cometiendo.

La Fiscalía investiga tres delitos: malversación de caudales públicos, abuso de autoridad y enriquecimiento ilícito.

Las investigaciones revelan que la Municipalidad sampedrana ha dejado de percibir millones de lempiras por no cobrar impuestos legalmente.

Varias empresas y otras sociedades aparecen como si se hubiera hecho el cobro correcto del impuesto pecuario y otro tipo de gravámenes estipulado en el artículo 54 del Plan de Arbitrios, referente al impuesto pecuario.

Pero no se hacían los cobros correctos, sino que se recibían pagos insignificantes para la actividad que algunas empresas realizan. Algunos empleados y funcionarios hacían el negocio cobrando grandes cantidades a cambio de emitir recibos con dinero que nunca ingresó a las arcas municipales, por lo que el municipio dejó de percibir millones, según la documentación en poder de la Fiscalía.

Hay evidencias de muchas empresas que beneficiaban a algunos trabajadores con comisiones, no pagaban impuesto de industria y comercio ni de operación y seguían trabajando normalmente, como si estuvieran al día con sus pagos.

Todo apunta a que hay evidencia suficiente porque se tienen evasiones hasta por 12 millones de lempiras de pagos que aparecen en recibos, pero cuyos fondos nunca han ingresado a las arcas municipales.

Los investigadores visitaron varias dependencias municipales, entre ellas Administración Municipal, Tesorería, Control de Ingresos, Cómputo, Contabilidad y la Superintendencia de Economía y Finanzas. Se entrevistaron con los encargados de cada oficina, donde explicaron el motivo de su visita; además se citó a los encargados de las dependencias.

Un equipo de fiscales e investigadores llegó por la mañana a la oficina de la jefa de Control de Ingresos, Ada Muñoz, quien dijo que únicamente estaba proporcionando la información solicitada.