Honduras: Financiamiento, la traba para viviendas sociales

Desarrolladores sugieren crear decreto de emergencia para este tipo de proyectos.

Jucutuma es uno de los sectores de San Pedro Sula adonde se construyen viviendas sociales.
Jucutuma es uno de los sectores de San Pedro Sula adonde se construyen viviendas sociales.

San Pedro Sula, Honduras

Miles de hondureños tienen la necesidad de adquirir su propia casa; el Gobierno creó la Comisión Nacional de Vivienda (Convivienda) para promover programas de vivienda social en beneficio de las familias de menos recursos y los desarrolladores están interesados en los proyectos.

El presidente Juan Orlando Hernández ha reiterado que hay cuatro mil millones de lempiras disponibles en el Banco Hondureño para la Producción y la Vivienda (Banhprovi), pero las obras no arrancan.

Diario LA PRENSA conversó con involucrados en el desarrollo de vivienda social. Osmín Bautista, asesor de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés y vicepresidente de la Cámara Hondureña de Industria de la Construcción (Chico), Leonardo Villegas, presidente de la Asociación de Urbanismo y Promotores de Vivienda de Honduras, (Asuprovih), Fernando Naranjo, desarrollador de vivienda, y Félix Soto, presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de la zona noroccidental, detallaron las principales trabas que impiden que se empiece la construcción masiva de casas dignas.

“Tiene que haber disposición de la banca nacional. Se han firmado convenios, pero llegando a las agencias los desconocen”, expresó Leonardo Villegas, desarrollador y presidente de Asuprovih.

Ejemplificó cómo se vive el problema del déficit de casas en Honduras. “Las parejas jóvenes se quedan en casa con sus padres porque no les da para pagar un alquiler. En el programa Convivienda las cuotas ya están accesibles, son hasta de 2,500 lempiras; pero se necesita integración”.

LC vivienda 110215(800x600)

También urge crear una ventanilla única en la que los desarrolladores puedan tramitar todos los permisos para un proyecto de vivienda.

“Es bastante trámite, está el permiso de construcción de la Municipalidad, Serna, Antropología, Bomberos, Dima, Enee, Copeco, Instituto de la Propiedad, revisión de los colegios profesionales, Sanaa en Tegucigalpa, Aguas de San Pedro y otros”, dijo Osmín Bautista, representante de la CCIC y Chico. Este proceso de obtener los permisos puede tomar entre dos y hasta cuatro años.

“De no resolverlo, no se podrá lograr la meta del Gobierno de construir 20 mil casas anuales. Hemos estado en reuniones en la Cámara de Comercio para crear la ventanilla única para trámites burocráticos, pero estamos empantanados aún”.

En 2014, según estadísticas de la Chico, se construyeron más de 23 mil vivienda en unos 1,700 proyectos. Más del 50% de estas fueron destinadas a personas de escasos recursos económicos.

“El programa de subsidio se elevó. Se otorgarán desde 45 mil lempiras hasta 60 mil lempiras”, aseveró Bautista.

Sugirió crear un decreto de emergencia para que todos los actores “jueguen en una sola dirección”.

Lea: Urbanización avanza en Armenta y El Zapotal

Para Fernando Naranjo, miembro de la CCIC y desarrollador de viviendas, se tienen que tomar decisiones inmediatas y empujar este programa. “El problema para agilizar proyectos es que Serna se tarda de seis a ocho meses para ir a hacer las visitas y confirmar si se puede construir; está bien que lo hagan, pero no que se tarden tanto”.

Recordó que la construcción provoca una creación masiva de empleos. “Hay trabajo para los que venden arena, grava, pisos, techos, puertas, ferretería, carne, baleadas. La construcción origina una economía grande. La idea es que no pare. Todo el mundo gana, el Gobierno, la empresa privada y el dueño de la casa”.

Félix Soto, presidente del Colegio de Ingenieros de la zona noroccidental, es del criterio que se requiere bajar las cuotas. A través del programa de Convivienda queda en 9.7% de interés.

“La gente no está pidiendo las cosas regaladas, pero quieren sus propias viviendas”.

Los desarrolladores garantizan que tienen capacidad de entregar de 200 a 600 casas de 48 metros en un período de 60 a 90 días. Una familia con un ingreso de siete mil lempiras podrá tener su casa.

Lea: L2,900 millones para San Pedro Sula

El Gobierno le dará un subsidio de 55 mil lempiras, y ellos deberán cancelar la prima del 5% que suman 10 mil lempiras, quedando un monto de crédito de 135 mil lempiras a 20 años. Las cifras cambian según los salarios mínimos que ingresen a la familia.

Juan Carlos Álvarez, presidente ejecutivo de Banhprovi, informó que “todo lleva un proceso, pero una vez que empiece va a hacer falta gente para construir estas viviendas. Tenemos cuatro mil millones de lempiras que están listos y ya se están desembolsando”.

La Prensa