Más noticias

Miami ahora corteja a los millonarios chinos

En Florida, los compradores de Asia constituyeron 8% de las tran­sacciones inmobiliarias.

Los asiáticos realizaron 8% de las compras inmobiliarias en Florida en los 12 meses hasta marzo. Arriba, el proyecto Paramount.
Los asiáticos realizaron 8% de las compras inmobiliarias en Florida en los 12 meses hasta marzo. Arriba, el proyecto Paramount.

Miami, Estados Unidos.

Miami ha sido desde hace mu­chos años un imán para los ricos de Sudamérica que llegan en busca de bienes raíces. Ahora, los promo­tores inmobiliarios tienen su mira puesta en los chinos.

Miami Worldcenter Associa­tes —una sociedad encabezada por la firma de private equity CIM Group, de Los Ángeles; Centurion Partners, de Newport Beach, Cali­fornia; y los desarrolladores Falco­ne Group y Daniel Kodsi— presentó hace poco planes para construir Pa­ramount, una torre de 476 depar­tamentos de lujo que empezaría a levantarse a principios de 2015.

El proyecto apunta sobre todo a compradores internacionales, quienes han impulsado el auge del mercado de condominios de Miami en los últimos tres años.

Paramount no es el único que se enfoca en compradores chinos. En total, el porcentaje de chinos entre los compradores internacionales de propiedades en EE.UU. subió a 16% en 2014, frente a 12% en 2013 y 9% en 2011, según la National Asso­ciation of Realtors (la asociación de agentes inmobiliarios del país).

En Florida, los compradores de Asia constituyeron 8% de las tran­sacciones inmobiliarias en los 12 meses hasta marzo de 2014, frente a 6% un año antes, indicó la asocia­ción en un informe de julio.

Los latinoamericanos siguen dominando las compras interna­cionales en los condados de Mia­mi-Dade y Broward. No obstante, la cuota de chinos entre los compra­dores internacionales se duplicó en 2014, a 2% del total, según un infor­me que será divulgado pronto por la Miami Association of Realtors.

“Realmente no nos habíamos enfocado en Asia antes”, dice Alyce Robertson, directora ejecutiva de la Autoridad de Desarrollo del Cen­tro de Miami, un grupo que corteja a inversionistas a la ciudad. “Pero ahora estamos mirando a Oriente. El mercado de Miami es fuerte, así que necesitamos ponernos al día muy rápido en cuanto a China”.

Art Falcone, director fundador de Falcone Group, uno de los so­cios en el proyecto Paramount, es­pera repetir en Miami el éxito que tuvo con compradores chinos en Reunion, una comunidad residen­cial en un campo de golf en Orlan­do. Durante el último año, Reunion ha atraído compradores chinos en 50 de sus primeras 150 preventas. Esos inversionistas han pagado un total de US$30 millones en depó­sitos en el proyecto, dice Falcone. Reunion es desarrollada por otra compañía del empresario.

En Paramount, el plan incluye muchas de las características de los condominios de lujo de Miami: techos de tres metros, piscinas y salas que continúan en platafor­mas elevadas. Falcone también ha contratado a un consultor de feng shui para diseñar espacios interio­res según las costumbres chinas y enviado representantes de ventas a Beijing y Shanghai al menos una vez al mes para promocionar el pro­yecto. El desarrollador planea abrir una oficina de ventas en Shanghai a principios de 2015.

“Estamos ganando una gran tracción de China”, dice Falcone.

Un potencial obstáculo es que, a diferencia de Nueva York y ciu­dades en la costa oeste de EE.UU., Miami no tiene vuelos directos de China continental ni un consulado de ese país. En noviembre, la Auto­ridad de Desarrollo del Centro de Miami organizó un foro que incluía funcionarios aeroportuarios y líde­res empresariales locales para con­versar sobre formas de atraer más inversionistas chinos, incluyendo compradores de viviendas.

Swire Properties, un desarro­llador de Hong Kong, está constru­yendo un proyecto de uso mixto de US$1.000 millones conocido como Brickell City Centre, que incluye la tienda por departamentos Saks Fif­th Avenue, apartamentos y un hotel. La matriz de Swire también es due­ña de Cathay Pacific Airlines, una de las principales líneas en las ru­tas entre China y EE.UU. Swire, que participó en el foro, no respondió a e-mails solicitando comentarios.

Con una inversión de US$440 millones, Paramount forma parte de Miami Worldcenter, un proyec­to de US$2.000 millones y que abar­ca 11 hectáreas. El sitio incluye un hotel Marriott Marquis y un centro comercial construido por Taubman Centers Inc. y The Forbes Company que tendrá las tiendas por departa­mentos Macy’s y Bloomingdale’s.

Falcone empezó a comprar terrenos en el centro de Miami hace una década usando dinero que obtuvo de la venta de su em­presa de construcción de vivien­das, TransEastern Properties Inc., por US$850 millones a Technical Olympic USA Inc., una compañía que luego quebró. Cuenta que jun­tó parcelas que adquirió de más de 40 vendedores e invirtió más de US$100 millones de su fortuna personal en el proyecto.

CIM Group posee más de dos tercios del proyecto Worldcen­ter. El equipo de desarrollo espera anunciar a inicios de 2015 la marca del hotel que será construido por Newgard Development Group, del desarrollador Harvey Hernández. Newgard también planea una torre de oficinas de 23.000 metros cua­drados en Miami Worldcenter.

“Los chinos no están 100% segu­ros de lo que es Miami. Todavía no lo entienden”, señala Peggy Fucci, presidenta ejecutiva de la inmo­biliaria OneWorld Properties, que está promocionando Paramount. Dice que ha estado viajando a Chi­na una vez cada varios meses para hacer presentaciones ante agentes inmobiliarios y potenciales com­pradores convocados por asesores financieros personales con clientes de alto patrimonio neto.

“Cuando los compradores chi­nos vienen a Miami, quiero que identifiquen la ciudad con este edi­ficio”, dijo.