Más noticias

Transportistas de Honduras siguen en la mira de los extorsionadores

En los primeros nueve meses del año, unas 140 personas han muerto en unidades del transporte público. Agentes encubiertos vigilarán buses para frenar el baño de sangre.

La semana pasada, Rony Alexander Rosales, conductor de un bus, fue asesinado en pleno centro de Tegucigalpa; se supone que fue por no pagar las extorsiones.
La semana pasada, Rony Alexander Rosales, conductor de un bus, fue asesinado en pleno centro de Tegucigalpa; se supone que fue por no pagar las extorsiones.

San Pedro Sula, Honduras.

Más de 140 conductores y ayudantes de buses y taxis han sido asesinados en los primeros nueve meses del año.

La mayor parte de los homicidios son el desenlace de la extorsión, lo que afecta a más del 90% de los transportistas.

Trabajar en el transporte público se ha convertido en la profesión más peligrosa del país, ya que los extorsionadores al no obtener lo que piden acaban con la vida de los conductores, aunque no sean los dueños de las unidades.

“Estamos desesperados, nuestras vidas corren peligro y no sabemos cuándo nos tocará el turno, muchos compañeros y amigos han sido asesinados, y hasta el momento los casos siguen impunes”, expresó el conductor de un bus que por seguridad omitió su nombre.

Roberto Herrera Cáceres, comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), hizo un llamado para detener la ola de crímenes en las unidades del transporte y exhortó al Gobierno a dar mayor seguridad para conductores, ayudantes y pasajeros.

Según datos del Conadeh, desde 2012 a la fecha han dejado solo en taxis alrededor de 320 víctimas entre pasajeros y conductores, “eso nos demuestra que la violencia delictiva está afectando mucho a la seguridad de nuestro país”, expresó.

Fredy Santiago Díaz, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, dijo que a pesar de que se ha reducido la extorsión en el transporte, se tiene que ir más allá en algunas áreas del comportamiento del crimen en Honduras.

En los seis primeros meses de 2014 se reportaron, al menos, 34 hechos violentos en buses con un saldo de unidades quemadas y 58 víctimas, de los cuales 39 resultaron muertas.

Miguel Pérez Suazo, jefe de Operaciones de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC), dijo que diseñaron un plan orientado a contrarrestar los crímenes, con la participación de personal encubierto que realizará diferentes acciones en por lo menos nueve rutas del transporte urbano de la capital.

Pérez Suazo no descartó que la muerte de conductores esté relacionada con la extorsión que ejecutan las maras en Honduras, porque hay propietarios de buses que están en contra de pagar y aumentar los ingresos ilegales de los inadaptados sociales.

Medidas

Debido al desinterés del Gobierno, los dirigentes del transporte anunciaron un paro de las unidades para llamar la atención de las autoridades del Gobierno.

“Sabemos que al parar el transporte afectamos a miles de personas de diferentes partes del país, pero lo hacemos también por la seguridad de ellos, no queremos ver a más familias de luto por haber perdido la cabeza del hogar”, expresó un dirigente del transporte.