Más noticias

Familia hondureña mendiga en Estados Unidos para sobrevivir

El padre quedó discapacitado tras ser atacado por un delincuente cuando trabajaba en un complejo de viviendas.

La familia hondureña Rojas Castellanos vive hace un año en su camioneta. Univisión
La familia hondureña Rojas Castellanos vive hace un año en su camioneta. Univisión

Dallas, Texas.

La realidad que afronta cada día Josué Rojas junto a su esposa Gloria Castellanos y sus hijos demuestra la complicada situación que recibe en Estados Unidos a muchos migrantes que parten de sus países hacia el "sueño americano".

Esta familia hondureña debe mendigar para poder sobrevivir con sus dos hijos en Dallas, Texas, después de un accidente que dejó al padre sin oportunidades.

Viven y pasan las noches en una camioneta tipo van usando almohadas y sábanas viejas. En el día visitan restaurantes de comida rápida para escapar del calor y usar el baño para sus necesidades e higiene personal.

La conmovedora historia, revelada por Univisión, muestra además el sacrificio de los hijos de la pareja, de uno y tres años, quienes no comprenden la paupérrima situación que viven.

Josué se agencia algunos dólares saliendo a las calles a pedir limosna, recaudando un promedio de 20 a 30 dólares diarios.

Anteriormente la familia vivía humildemente, pero con algunas comodidades, en un complejo de viviendas en donde el padre era el encargado de mantenimiento.

Sin embargo, un día fue víctima de la delincuencia y recibió serias heridas al tratar de detener a un malhechor que se infiltraba en una vivienda. Sobrevivió al ataque pero a cambio perdió la movilidad de su brazo izquierdo, lo que no le permitió trabajar más.

Por su situación fueron desalojados del lugar donde vivían y las deudas hospitalarias se acumularon y desde entonces viven de la limosna diaria.

Por ahora, además de esos ingresos, la esperanza la da Gloria, quien acaba de conseguir un empleo temporal de 2:00 a 10:00 de la noche.

Con ello ayuda a sortear los gastos y principalmente para pagar una noche en algún hotel que les permita descansar mejor que en la camioneta.

LEA: Niños migrantes en la ONU

VEA: Emotiva despedida a Alfredo Thiebaud, Rey del coquito en Nueva York