Emil Hawit deja la Enee en medio de grave crisis financiera

El jefe de Gabinete Sectorial y ministro de Insep, Roberto Ordóñez, asumirá temporalmente la titularidad de la estatal.

Emil Hawit renunció a su cargo en la Enee.
Emil Hawit renunció a su cargo en la Enee.

Tegucigalpa, Honduras.

Después de dos años y medio al frente de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica, Emil Hawit Medrano presentó su renuncia al presidente de la República, Juan Orlando Hernández.

El anuncio se produce justo cuando el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha decidido alargar las negociaciones para la firma de un acuerdo con el Gobierno de Honduras, debido -principalmente- a la deteriorada situación financiera de la Enee. Según confirmó por Twuitter, el ministro de la Presidencia, Reinaldo Sánchez, Hawit Medrano presentó su renuncia argumentando problemas de salud y circunstancias personales.

El actual jefe del Gabinete Sectorial y titular de la Secretaría de Infraestructura y Servicios Públicos (Insep), Roberto Ordóñez, asumirá el cargo temporalmente.

Hawit llegó a la gerencia de la Enee el 27 de febrero de 2012 y al aceptar el cargo dijo: “Vengo a trabajar, a seguir apoyando la generación de energía con recursos renovables y a sacar adelante la empresa más importante de Honduras”.

Hawitt sustituyó a Roberto Martínez Lozano. Este último salió de la Enee luego de proponer la suscripción del contrato de 100 megavatios de energía sucia con la empresa Wetport Finance LLC, el que resultó un fracaso.

En su pasada comparecencia ante el Congreso Nacional el mes pasado, hizo hincapié en que la situación en el ámbito energético es “delicada” para Honduras en los próximos meses. El funcionario adelantó que en 2015 y en 2016 habrá racionamientos por efectos del cambio climático.

LEA: Hawit: "Ni Kalimán dentendrá los racionamientos"

Avances

En marzo de 2014, el Gobierno logró un acuerdo con las empresas generadoras de energía térmica para cambiar el precio del kilovatio. Las negociaciones suponen un ahorro de 800 millones de lempiras durante cuatro años. La diferencia con el contrato anterior es de alrededor de un 30%, pues el costo por kilovatio era de 13.7 centavos de dólar por costo fijo y 19.23 por cargo variable, generando una tarifa de 32.93 centavos de dólar por kilovatio.

En la nueva estructura, el costo por kilovatio es de 8.98 centavos de dólar por costo fijo y 16.48 centavos por cargo variable.

En julio pasado entró en vigor La Ley General de la Industria Eléctrica, la que establece la liberalización del subsector y obliga a realizar licitaciones públicas para los proyectos de generación. También se crean tres fideicomisos y la Comisión Reguladora de la Energía Eléctrica (Cree).

Fracasos

La demanda de energía de la población y las empresas ha aumentado 5% anual (60 megavatios), entretanto, la producción ha subido en porcentajes inferiores. Esto muestra el incumplimiento del plan de expansión por la falta de incorporación de nuevas plantas, situación que, unida a la falta del pago de la millonaria deuda con las térmicas, provocó los racionamientos a inicios de agosto.

Las elevadas pérdidas, técnicas y no técnicas, que pasaron de 29 a 32% (8,300 millones de lempiras en 2013) y la falta de transparencia en los contratos de energía renovable destacan entre los factores que tienen a la Enee en crisis.

Con el nuevo marco regulatorio se busca rescatar la empresa; sin embargo, los tres fideicomisos deben estar funcionando a más tardar el 15 de julio de 2015 y algunos todavía no están ni estructurados.

A lo anterior se suma el retraso en la reparación de las fisuras de la hidroeléctrica El Cajón y de los proyectos de energía limpia, como Patuca III, paralizado desde inicios de año debido a la falta de liquidez de la empresa.

La Prensa