Presidente de Honduras: 7 de cada 9 niños migrantes provienen de las narcorrutas

El mandatario planteó ayer a siete congresistas de EUA las causas del éxodo de menores hondureños.

Tegucigalpa, Honduras.

El presidente Juan Orlando Hernández afirmó ayer a siete congresistas estadounidenses que llegaron al país que la migración de menores de edad indocumentados a Estados Unidos es originada por la violencia y la desinformación sobre la reforma migratoria.

El mandatario reveló que siete de cada nueve niños hondureños que viajan ilegalmente a EUA proceden de las narcorrutas que hay en el país.

Ver especial: Niños migrantes de Honduras

“Por cada nueve menores hondureños que cruzan la frontera de Estados Unidos, siete provienen de ciudades hondureñas ubicadas en la ruta del narcotráfico” y “estas ciudades se encuentran entre los 30 (...) municipios más violentos de Honduras”, expuso el gobernante.

Detalló que el 29% de los migrantes centroamericanos proceden de Honduras y el 70% de indocumentados de la región huye del crimen organizado, el principal efecto del narcotráfico.

La delegación estadounidense está encabezada por Kay Granger, republicana de Texas, quien llegó con John Carter, presidente del Comité de Apropiaciones y del subcomité del Departamento de Seguridad Nacional.

En la comitiva figuran también David Price, demócrata de Carolina del Norte; Mario Díaz-Balart, republicano; Henry Cuéllar, demócrata de Texas; Steve Pearce, republicano de Nuevo México; y Matt Salmon, republicano de Arizona.

El encuentro se produjo ayer por la mañana en Casa Presidencial con la participación de Lisa Kubiske, embajadora de Estados Unidos, y los integrantes de la comisión del niño migrante, comandada por la primera dama Ana García.

La discusión sobre la migración infantil a EUA cobró fuerza en el país del norte, sobre todo cuando el propio presidente Barack Obama les pidió a los padres centroamericanos que no manden ilegalmente a sus hijos porque “serán deportados”.

“Causas han cambiado”

Según Jorge Hernández Alcerro, ministro coordinador general del Gobierno, el Presidente planteó en la reunión: “Las causas que impulsan la intensa migración del triángulo norte de Centroamérica (Honduras, El Salvador y Guatemala) han cambiado”.

Por eso se genera una compleja combinación entre la violencia, la delincuencia y la falta de información sobre el proceso legal de la reforma migratoria en Estados Unidos.

“Respecto a la incidencia del tráfico de drogas y su impacto en la seguridad ciudadana y la migración, el presidente Hernández se enfocó en lo exitoso de los planes Mérida y Colombia”, por lo que los carteles se han trasladado a Centroamérica, dijo Jorge Hernández Alcerro.

Enfoque integral

Hernández expuso también a los congresistas que su Gobierno aborda dicha crisis humanitaria con un enfoque integral.

Dijo que el país hace esfuerzos propios con fondos de la tasa de seguridad en programas de prevención en diversas formas, así como en los esfuerzos de interdicción marítima, territorial y aérea y otros específicos para fortalecer a los entes operadores de justicia.

Desde octubre del año pasado, unos 57 mil niños y menores de edad sin compañía de adultos, en su mayoría provenientes de Honduras, El Salvador y Guatemala, fueron interceptados en Estados Unidos después de ingresar clandestinamente a ese país.

Los congresistas estadounidenses estuvieron en una visita relámpago en Tegucigalpa, en vísperas de la llegada a San Pedro Sula del primer vuelo con 40 deportados desde Estados Unidos, entre quienes figuran 18 mujeres, 13 niñas y 9 niños de 18 meses hasta 15 años, según un comunicado del Gobierno.

En el documento se indicó que los norteamericanos no dieron declaraciones, pero no se precisó hasta cuándo permanecerán en territorio hondureño.

Después de la reunión, los congresistas visitaron uno de los 40 centros de alcance que EUA promueve en Honduras para conocer de primera mano este programa, orientado a prevenir la violencia y a facilitar oportunidades a los jóvenes.

La Prensa