“El hospital Mario Rivas está secuestrado por el crimen organizado”

Yolani Batres asegura que van a recuperar el hospital. Viene comisión interventora y habrá despidos.

Los pacientes son los más afectados con la crisis en los hospitales públicos de Honduras.
Los pacientes son los más afectados con la crisis en los hospitales públicos de Honduras.

San Pedro Sula, Honduras.

El hospital Mario Rivas está secuestrado por mafias del crimen organizado, según la ministra de Salud, Yolani Batres, por lo que fue intervenido y militarizado ayer.

“Actualmente, el Catarino Rivas está secuestrado por una serie de organizaciones mucho más estructuradas a veces que el Gobierno mismo, con mucho más poder de generar temor”, puntualizó la titular de Salud.

Advirtió que se investigarán varias denuncias, como la presunta colusión de empleados con funerarias que estarían pagando comisiones a los trabajadores por ofrecer los servicios a familiares de pacientes fallecidos.

Este incentivo económico estaría detrás de la presunta desconexión de aparatos médicos a pacientes delicados, con el fin de causarles la muerte. También se indagará sobre el robo de órganos que se estaría cometiendo contra las personas fallecidas.

“Dentro de este centro hospitalario hay una organización bien estructurada que no nos permite realmente trabajar. Si cobran porque usted entre al hospital, porque le presten una camilla, por cualquier otra cosa que es ilegal, eso es un crimen”, agregó Batres.

La ministra informó que personas dedicadas a estas y otras actividades ilícitas habrían secuestrado varios pisos del centro hospitalario, en los que ni las mismas autoridades pueden ingresar.

Esta situación llevó a las autoridades desde hace dos semanas a comenzar una auditoría de personal y una intervención en conjunto con militares.

“No es un secreto. Es un hospital que realmente es un reflejo de la sociedad de San Pedro Sula y aquí lo que hay literalmente es un desorden bien organizado, bien estructurado, y tenemos que rescatarlo, tenemos que limpiarlo”, manifestó Batres, quien fue viceministra en el Gobierno anterior.

La intervención había sido planificada para que iniciara el lunes próximo, pero tuvo que ser adelantada. Al supuesto nido de criminalidad se suman la indiferencia y la pérdida de sensibilidad del personal de Salud que habría dejado que un joven muriera engusanado en una camilla.

Luis Alonso Caballero (44) estuvo hospitalizado 13 días en la sala de emergencia.

La denuncia de Caballero fue sustentada con un video difundido por el noticiero estelar TN5, la noche del jueves.

La intervención durará entre cuatro y seis meses y estará a cargo de los profesionales Lenín Palencia, Merlim Fernández, quien fue director del Mario Rivas y ministro de Salud. Ellos serán acompañados por otras dos personas que aún no están confirmadas.

La ministra reveló la intervención desde Tegucigalpa. En el Mario Rivas se presentaron la viceministra Sandra Pinel y un grupo de empleados de la Secretaría de Salud.

Pinel dijo que con la intervención habrá despidos. “Vamos a reformar la gestión de los recursos humanos”, añadió.

Aunque la comisión interventora no ha sido juramentada ya se instaló un nuevo administrador y jefe de recursos humanos.

El presidente Juan Orlando Hernández anunció ayer medidas contra el personal de Salud por la muerte de Caballero.

“Ya empezó la intervención del Mario Catarino Rivas en San Pedro Sula desde esta mañana -ayer- con la fuerza pública y se va a suspender a ciertos funcionarios para investigarlos”, aseguró el gobernante hondureño.

La Prensa