Honduras pedirá a Estados Unidos revisar cada caso de niños migrantes

Según fuentes de Casa Blanca, los menores “recién llegados no estarán amparados por la legislación migratoria”.

Tegucigalpa, Honduras.

Legisladores estadounidenses propusieron ayer aumentar los fondos a una iniciativa de seguridad en Centroamérica para contener la oleada de inmigrantes indocumentados que ha llegado a su frontera sur, incluyendo un inédita bandada de menores de edad.

El plan se propone ayudar a los países de Centroamérica a garantizar “una mayor seguridad a sus ciudadanos, para que no tengan la necesidad de venir a los Estados Unidos en primer lugar”, dijo el presidente de la comisión de Asuntos Exteriores del Senado, Robert Menéndez.

“La situación no tiene respuestas fáciles ni soluciones fáciles”, afirmó Menéndez, acompañado por los senadores Mazie Hirono y Dick Durbin y los congresistas Luis Gutiérrez y Lucille Roybal-Allard.

En un documento divulgado ayer, los legisladores propusieron aumentar de 150 millones a 250 millones de dólares los fondos de este año para la Iniciativa de Seguridad Regional para Centroamérica (Carsi).

El comité de Asignaciones del Senado aprobó el miércoles una propuesta de ley para inyectar los 100 millones de dólares al programa, dedicado a la lucha antidrogas, el fortalecimiento de instituciones y la prevención de la violencia en Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, y Panamá.

Estados Unidos está en alerta tras el arribo de una oleada sin precedentes de menores de edad, principalmente de Honduras.

En los últimos ocho meses, más de 47,000 niños, algunos hasta de dos años, ingresaron clandestinamente al país sin la compañía de un adulto, lo que rebasó a las autoridades migratorias e impulsó al presidente Barack Obama a declarar una crisis humanitaria.

Para Gutiérrez, “los Gobiernos de Centroamérica tienen una responsabilidad” en la crisis, pero Estados Unidos también debe velar por la seguridad de los niños.

Según los legisladores, una vez en territorio estadounidense, los menores deberían tener la oportunidad de solicitar asilo y para ello los niños y sus familias deberían contar con ayuda legal. “Es importante que cada niño tenga una oportunidad para un proceso debido”, apuntó Menéndez.

Los legisladores demócratas también propusieron tratar como refugiados a los menores inmigrantes centroamericanos no acompañados.

Los tres senadores y dos miembros de la Cámara de Representantes en una rueda de prensa en la que expusieron que “esto es mucho más que un asunto migratorio, es un asunto de refugiados que ya hemos visto en otras partes del mundo y tenemos que hacer algo para pararlo”, dijo el senador Menéndez, presidente del Comité de Exteriores del Senado.

El encuentro con Biden

El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, llegará este viernes a Guatemala para discutir con tres Gobiernos de Centroamérica y México sobre el éxodo de niños que emigran sin documentos en busca de sus familias, y que plantea un dilema a las autoridades norteamericanas.

A la cita acudirán los presidentes de Guatemala, Otto Pérez, y de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén y una comisión de autoridades hondureñas.

Durante la cita también participará el secretario de Gobernación (Interior) de México, Miguel Ángel Osorio Chong. Biden permanecerá unas pocas horas en Guatemala, en el cierre de una gira que comenzó el lunes en Brasil y continuó luego en Colombia y República Dominicana.

Una fuente de la Casa Blanca dijo el domingo que durante su visita Biden insistirá en que “la inmigración ilegal no es segura, que poner niños en manos de organizaciones de tráfico de personas no es seguro. Y dejará claro que los niños recién llegados no estarán amparados por la legislación migratoria”.

Honduras y su propuesta

En comparecencia en Casa Presidencial, Jorge Ramón Hernández Alcerro, coordinador del Gabinete de Gobierno, y el ministro de la Presidencia y el portavoz oficial del Gobierno, Reinaldo Sánchez Rivera, revelaron los puntos que abordarán en el encuentro con Biden.

Hernández Alcerro detalló que en primer lugar solicitarán que “se respeten los derechos de los niños y adolescentes, dejando de lado el interés social, económico, político, migratorio o de Estado que se podría considerar en un caso como este que es de crisis humanitaria”.

Y agregó: “Se debe seguir una política fundamentada en la reunificación familiar, por cuanto los niños y adolescentes no solo deben ser enviados a sus países de origen, sino que deben analizarse la posibilidades que pueden tener de reunirse con sus padres en su país de origen”.

También refirió Hernández Alcerro que se solicitará al vicepresidente Biden el análisis de cada caso según las circunstancias que determinaron el viaje del niño en su objetivo de reunirse con sus familiares.

“Cada niño representa un caso individual, no se puede tratar a todos por igual, porque quizá algunos huyen a causa de la violencia imperante en sus lugares de origen, otros por problemas de pobreza extrema, por violencia doméstica, por explotación de cualquier tipo e incluso por la trata de personas”, manifestó Hernández Alcerro.

Otro de los puntos a exponer -dijo el funcionario- será buscar que una vez que se identifique a los niños y padres que se puedan realizar los procesos de reunificación o su regreso al país de origen, por medio de agentes consulares hondureños que los acompañen hasta que arriben a territorio nacional. De igual forma, el coordinador del Gabinete de Gobierno confirmó que ante petición expresa del presidente Hernández se ha llegado a la conclusión “que este problema o crisis humanitaria debe verse desde sus raíces, buscando que Estados Unidos pueda ofrecer su colaboración en materia de cooperación, ayuda social u económica”.

En la misma vía de solicitudes se busca analizar la posibilidad para que los países inmiscuidos, entre ellos Estados Unidos, puedan dar empleos e ingresos rápidos, quizá con programas de trabajo temporales en esa nación del norte.

Por último, Hernández Alcerro confirmó que la Comisión planteará la eventualidad de que tanto los ciudadanos de Honduras y El Salvador acogidos bajo el Programa de Protección Temporal, (TPS) pueden ser considerados para una residencia permanente.

A la cita con Biden asistirán la esposa del Presidente, Ana García de Hernández; Ramón Hernández Alcerro; Lolis Solís, titular de la Dirección de la Niñez, Adolescencia y la Familia, así como la canciller Mireya Agüero.

La Prensa