Honduras, puente de africanos y asiáticos hacia Estados Unidos

Las autoridades reportan el ingreso de ciudadanos de Ghana, Etiopía, Bangui, Somalia, Camerún, Nigeria y Nueva Guinea.

Estas imágenes evidencian la cantidad de extranjeros que están cruzando el territorio hondureño en su travesía hacia Estados Unidos.

San Pedro Sula, Honduras

Por balsas o vía terrestre, los cubanos han hecho de Honduras el paso obligado para llegar a Estados Unidos; pero no solo ellos buscan cruzar el país, a diario las autoridades migratorias y policiales detectan chinos, ecuatorianos, colombianos, filipinos, peruanos y dominicanos.

El desplazamiento de indocumentados del continente africano llama la atención de las autoridades porque en los últimos cinco meses el flujo de ciudadanos va en aumento.

“Los registros migratorios de los últimos meses colocan a los ciudadanos de Ghana, Guinea, Somalia, Etiopía y Cuba como los que más están ingresando al territorio para cruzar hacia Guatemala y llegar a Estados Unidos. Algunos no logran ser identificados; pero desde septiembre del año anterior, el flujo de africanos y cubanos ha ido en aumento”, dijo Venancio Cervantes, director de Migración y Extranjería.

La mayoría de extranjeros no viajan solos, son guiados por coyotes o polleros, que mantienen una red internacional que les facilita el paso para llegar a Estados Unidos. La Cancillería hondureña informó que hay 104 países que necesitan visa para ingresar al país y 91 no la ocupan.

La ruta de los extranjeros

Cada indocumentado tiene su historia, salieron desde el Caribe, Suramérica, áfrica o Asia, no les importó si el pollero o coyote les cobrara por ayudarlos a pasar en cada país o los abandonara. Se arriesgaron y de forma clandestina ingresaron, algunos en balsas, buques y otros tomaron un vuelo para salir de su continente y llegar a América.

“Los migrantes tienen una ruta establecida que muestra un recorrido desde Ecuador, adonde no les piden visa y llegan en barco. También ingresan por Colombia, por el municipio de Ipiales en Nariño, adonde son trasladados escondidos en camiones hasta Medellín.

De Medellín llegan hasta Acandí, un municipio que está a la orilla del mar Caribe, donde esperan la noche para viajar en las embarcaciones sin ningún tipo de medidas de seguridad hasta algún punto de Panamá”, explicó el agente de la unidad migratoria de la Policía de Servicios Especiales en Honduras, quien por seguridad omitió su nombre.

Una vez en Panamá, los extranjeros viajan por vía terrestre a Costa Rica, luego pasan por Nicaragua para después ingresar a Honduras. En el país lo hacen por dos puntos: Las Manos y Guasaule.

“En las fronteras logramos detectarlos, son pocos los que deciden pasar por puntos ciegos; pero sabemos que desde El Paraíso o Choluteca su objetivo es llegar al occidente, a la aduana Agua Caliente, porque todos tienen el mismo destino: Estados Unidos”, explicó el policía de la unidad migratoria.

Para constatar el flujo de indocumentados en las fronteras, LA PRENSA llegó a la aduana de Agua Caliente. Desde las 5:00 am, hasta las 6:30 am, en buses de la ruta Tegucigalpa a la aduana Agua Caliente bajaron los extranjeros. No era difícil reconocerlos, sus características físicas y su acento evidenciaban que eran extranjeros en ruta, donde la mayoría de los que llegaron en tres buses eran cubanos.

Llegan hindúes

De enero hasta el 15 de mayo, Migración y Extranjería reportó el ingreso de 186 cubanos por balsa y 763 por la vía terrestre. Según las cifras de Migración, en esa misma fecha reportan el paso de 18 somalíes, 10 ghaneses, nueve dominicanos, tres de Camerún y dos de Bangui. Sin embargo, las autoridades migratorias aseguran que el número es mayor porque consideran que el 40% se registra en las fronteras y el 60% restante pasa por alguno de los 35 puntos ciegos que hay solamente en Ocotepeque.

“Los extranjeros se desplazan por puntos ciegos para evitar el paso por la aduana. Los que más utilizan son La Llanta, La Brea, El Portillo, Santa Fe, es común encontrar a los indocumentados cruzando, entonces es difícil manejar una cifra real de cuántos extranjeros son lo que pasan por Honduras”, explicó un agente policial.

El paso a pie por cada punto ciego lleva a los migrantes extranjeros a un recorrido que va de 30 minutos a cuatro horas.

Además de africanos, las autoridades registran la llegada de asiáticos provenientes de India.

Amílcar Sánchez, jefe de Migraciones Internacionales, dijo que el incremento puede darse por el hecho de que las bandas de traficantes están utilizando más el territorio centroamericano para llevar a ciudadanos de estas nacionalidades a Estados Unidos y están evadiendo las rutas tradicionales marítimas por México.

“En los últimos dos años hubo un incremento inusual del tránsito ilegal de cubanos por territorio hondureño, pues de 80 inmigrantes ilegales que se detenían cada año, la cifra se disparó a más de dos mil en los últimos 16 meses y es posible que la cifra vaya en aumento. Observamos las cifras de africanos que ahora también se incrementa”, dijo Sánchez.

Solo en 2013, Migración y Extranjería reportó el ingreso de 2,484 cubanos con destino a EUA.

Ingreso de africanos

Los africanos recorren miles de kilómetros y el viaje dura varios meses. En el país han sido identificados ciudadanos procedentes de Somalia, Nigeria, Ghana, Camerún, Bangui, Etiopía, Angola y Nueva Guinea.

El recorrido es largo, las jornadas son extenuantes, los peligros y abusos incontables; pero sobreviven y cuando llevan de seis a ocho meses tocan tierras hondureñas.

No hablan español, esa es una gran limitante para los africanos, pero se las ingenian para hacerse entender y avanzar en la ruta.

Desde su ingreso por la frontera Las Manos, en El Paraíso, o por Guasaule, en Choluteca, algunos africanos son detenidos momentáneamente en las garitas policiales, pero la detención dura pocos minutos porque son entregados a las autoridades migratorias de las aduanas.

Los agentes de Migración solo extienden un permiso provisional que autoriza la permanencia en el país por 15 o 30 días por razones humanitarias. Con el documento se les da la luz verde para que los extranjeros avancen hacia el occidente y no tengan problemas en circular en el país; pero no se quedan en Honduras, su meta es cruzar la frontera en Agua Caliente y llegar a Guatemala.

Ibrahim Shuaib y Afro Guni son dos ghaneses que fueron detenidos el pasado 8 de mayo y requeridos en tres ocasiones por las autoridades policiales. No llevaban papeles, solo portaban el pasaporte que la República de Ghana les otorgó.

Ante la irregularidad, los africanos permanecieron en una oficina policial en Santa Rosa de Copán, esperaban que un agente migratorio les definiera su estatus, pero al cumplirse las 24 horas continuaron el viaje ante la falta de respuesta de Migración.

Llevan nueve meses de viaje

Ibrahim y Afro relataron a LA PRENSA que salieron de su país en septiembre del año pasado, se arriesgaron a la aventura y salieron en un buque que los transportó de Ghana hasta Colombia, país donde permanecieron por un mes mientras recolectaban dinero para continuar el viaje a Panamá.

“Salimos solos, la situación política y el hambre nos empujaron a salir. Tengo un hermano en Nueva York y él me motivó a viajar porque en nuestro país no se puede vivir, no solo por la situación política, sino por la falta de empleo. Hemos pasado hambre y frío durante el viaje, sí hay gente buena en los países y es la que nos ayuda. Veníamos con poco dinero y en Colombia nos tocó trabajar en limpieza para ganar unos centavos y pagar un bote que nos llevara a Panamá. Desde Panamá hemos viajado en bus, el peor país que nos ha tocado pasar es Nicaragua, la Policía nos sacó dinero y trata mal al extranjero. Honduras ha sido un buen país, ahora la meta es llegar a Guatemala para seguir el viaje”, explicó Ibrahim Shuaib.

Los dos ghaneses después de la entrevista fueron dejados en libertad, pero tres horas después fueron detenidos nuevamente por la Policía de Fronteras en Agua Caliente. Los agentes los remitieron a Migración, adonde les extendieron un permiso provisional para permanecer en el país, pero a las 2:00 pm tomaron el bus de Rutas Orientales rumbo a Guatemala.

Se quedan para trabajar

La afluencia de ilegales extranjeros se observa a diario en Ocotepeque entre las 5:00 y 6:00 am, los cubanos son los que más transitan por el país.

Sinuapa y Ocotepeque son los dos municipios que han abierto sus puertas a los extranjeros para que trabajen por períodos cortos y luego continúen la ruta.

Walter Mejía Pineda, investigador de quejas del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh) en Ocotepeque, explicó a LA PRENSA que los extranjeros viajan con poco dinero.

“Hacen una escala en Honduras, la mayoría viaja en aventura, se manejan con pocos recursos económicos y eso obliga a muchos de ellos a quedarse en Sinuapa y Ocotepeque para trabajar.

Con lo que ganan de ayudantes de albañil, limpieza o agricultura ahorran y después continúan el viaje. En la zona, la gente los emplea por períodos cortos”, explicó Mejía.