Esposas de exfuncionarios del IHSS servían de testaferros

Las parejas de los exgerentes financieros y de compras formaron parte de las empresas que adquirieronlas 20 propiedades aseguradas por el MP.

José Bertetty, exgerente financiero del Seguro Social, es el único detenido y procesado por los escándalos en la institución.
José Bertetty, exgerente financiero del Seguro Social, es el único detenido y procesado por los escándalos en la institución.

Tegucigalpa, Honduras

La esposa del ex gerente financiero del Instituto Hondureño de Seguridad Social, José Berttety, y la del exgerente de Suministros y Compras, José Zelaya, son investigadas por haber sido directivas de las empresas de bienes raíces a las que la semana pasada les aseguraron 20 lujosas propiedades adquiridas con recursos del Seguro.

El Ministerio Público identificó a Edita López, esposa de José Bertetty, como miembro directiva de al menos dos empresas: Novaterra e Inversiones B y L.

Michel Rojas, pareja de José Zelaya, también tuvo puestos directivos en las empresas de bienes raíces.

El Ministerio Público sospecha que ambas mujeres fueron utilizadas por sus esposos para que constataran que el dinero desfalcado del IHSS primero pasara a compañías fantasmas y luego parte de esos recursos se depositara en varias inmobiliarias y estas últimas lo utilizaron en la compra de propiedades.

En los informes del MP también figuran los nombres de María Cornavaca Paz y Jorge Daniel Herrera, directivos de las empresas de bienes raíces a las que se les aseguraron los bienes.

Esta información consta en los documentos de investigación del proceso de privación de dominio del Ministerio Público, dijo una fuente del ente investigador.

A José Bertetty se le decretaron dos autos de formal procesamiento por los casos de ventas sobrevaloradas de ambulancias y de pasajes de avión y se encuentra preso en la Penitenciaría Nacional.

El exdirector del IHSS, Mario Zelaya, también está acusado por la compra sobrevalorada de los boletos aéreos.

La semana pasada, la Unidad de Privación del Dominio aseguró 20 propiedades valoradas en más de 120 millones de lempiras, adquiridas por Inmobiliaria Novaterra, Corporación Metrópoli, Inmobiliaria Zero e Inmobiliaria B y L.

Una de las residencias aseguradas está en la colonia América de la capital y, según una escritura pública en poder del Ministerio Público, fue vendida por el padre de Mario Zelaya por un millón de lempiras a la Inmobiliaria Novaterra.

Triangulación

El Instituto Hondureño de Seguridad Social pagó en 2013 un total de 325 millones de lempiras a empresas de maletín por contratos de “servicios o productos que no se materializaron”, según las investigaciones del MP.

Entre estas compañías fantasmas se identificó, en primera instancia, a tres que hicieron depósitos millonarios en las empresas de bienes y raíces a las que se les aplicó el aseguramiento.

Las compañías Sumimed recibió 77.3 millones; Impromeh, 9.3 millones, y Compromedh, 13.2 millones, de parte del IHSS.

El dinero provino de la transferencia del régimen de invalidez, vejez y muerte al de enfermedad y maternidad.

Después de que estas tres empresas fachadas recibieron los recursos emitieron cheques a nombre de las compañías inmobiliarias.

“Las firmas de bienes raíces deben mostrar pruebas de por qué las empresas fachadas les hicieron los pagos”, dijo una fuente del MP que participa en el caso.

Lujos y excesos

En los reportes de investigación del Ministerio Público hay pruebas de que las sociedades Sumimed, Impromeh y Compromedh compraron, luego de recibir el dinero del IHSS, pasajes de avión a Europa y Estados Unidos para que personas vieran eventos deportivos y musicales.

Por ejemplo, con dinero de estas compañías se adquirieron los boletos de entrada a partidos de la NFL de Estados Unidos.

De igual manera erogaron recursos con los que se compraron boletos para asistir a un concierto del grupo de música pop One Direction en Estados Unidos.

“Solo en gastos para el concierto se gastaron más de tres mil dólares por persona; quienes fueron gastaban hasta 100 dólares por compra de comida para cada uno”, dijo la fuente.

El dinero también fue utilizado para el blindaje de carros, según el Ministerio Público.

El Instituto Hondureño de Seguridad Social presenta un déficit de 600 millones de lempiras debido al mal manejo de recursos y malversación de fondos por, entre otras cosas.