Paran buses, hartos de ser víctimas de extorsiones

Según el Conadeh, más de 80 conductores han sido asesinados.

Largas filas de buses se apreciaron ayer en varios sectores de la capital.
Largas filas de buses se apreciaron ayer en varios sectores de la capital.

Tegucigalpa. Bajo la ley “Plato o plomo” -pago o muerte-, los extorsionadores han amasado grandes sumas de dinero a costa de conductores de buses y taxis.

Cansados de ser el blanco de estas bandas criminales, varios empresarios del transporte urbano paralizaron el servicio ayer en la capital. La medida también fue encaminada a demandar más y efectiva seguridad pública en las unidades.

En varios puntos del Distrito Central, las unidades de las rutas que recorren el Bulevar Fuerzas Armadas como las colonias Las Torres, José Ángel Ulloa y El Carrizal permanecían estacionadas en las calles.

Las largas filas se usuarios se observaron en estos puntos a la espera de trasladarse a su trabajo o centro de estudios, lo que obligó a algunos a caminar o irse de jalón. Pero muchos aprobaron también la determinación porque han sido víctimas de este flagelo. Según los transportistas, desde hace varios años los operadores son sometidos a pagos de sumas onerosas de dinero bajo amenazas de muerte contra ellos o sus familias.

Según informes del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh), en 2012 murieron víctimas de la violencia 82 ruleteros, situación que han soportado los operadores en silencio, pero este año la situación se tornó crítica con la captura de un grupo de transportistas vinculados supuestamente al cobro de este impuesto.

Millonaria erogación

Jorge Sánchez, presidente de la Federación de Microbuses de Honduras (Fedemin), reveló que cada operador de las 420 unidades del servicio ejecutivo paga 500 lempiras a la semana.

Esta situación se ha vuelto insostenible, pues este monto representa 2,000 lempiras al mes por cada conductor y un total de 840,000 lempiras por todos los representantes del rubro mensualmente.

A la vez se quejó por la falta de operatividad de la Policía Nacional, que pese a que ellos les han entregado pistas y existen videos de asaltos a mano armada dentro de las unidades, los crímenes siguen en la impunidad.

“La iniciativa de las cámaras en las unidades es muy buena, pero de nada sirve si las autoridades no hacen uso de estas grabaciones para hacer justicia”, reclamó.

Sánchez afirmó que brindar seguridad en las unidades del transporte urbano no solo beneficia a los operadores y empresarios del rubro, sino a todos los usuarios que a diario son víctimas de asaltos y hasta mueren a bordo de las unidades. “Lo que solicitamos es seguridad a un 100% tanto para nosotros como para los usuarios” reafirmó.

Por su parte el recién nombrado director de Transporte, Yovanny Dubón, declaró que el paro es penoso. “Ellos están dejando de prestar sus servicios, perjudicando al pueblo, ellos se deben a la población”, señaló.

Logran acuerdos

Al final del día los empresarios lograron su objetivo de sostener una reunión con las autoridades de seguridad.

El ministro Arturo Corrales los recibió en horas de la tarde en la Academia Nacional de Policía (Anapo).

Entre las promesas que pusieron fin al paro están la garantía de operativos en los siete corredores de mayor riesgo.

Además de la instalación de dispositivos de seguridad en las terminales y en las unidades como GPS y cámaras, que estarán conectadas con los sistemas de geolocalización de la Policía Nacional. Hay otras medidas que no se revelaron por razones de seguridad.

La Prensa