Secretaría de Seguridad crearía su propio Observatorio de la Violencia

El titular de esa institución declaró que la tasa de homicidios en el país bajará a 30 por cada 100 mil habitantes.

Arturo Corrales, ministro de la Secretaría de Seguridad de Honduras.
Arturo Corrales, ministro de la Secretaría de Seguridad de Honduras.

Tegucigalpa, Honduras.

Arturo Corrales, ministro de la Secretaría de Seguridad, recordó esta mañana su propuesta de crear un observatorio de la violencia paralelo al que ya exista en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, (UNAH).

El secretario declaró que en Honduras la tasa de homicidios bajará a 30 por cada 100,000 habitantes y que el observatorio de la violencia que se espera pueda crearse próximamente medirá los avances que se den en materia de seguridad.

El funcionario dijo que Honduras necesita poner en ejecución siete ejes estratégicos para el combate contra la criminalidad, entre los que enumeró el de impedir el ingreso de la droga, buscar la eficacia de los operadores, combatir frontalmente la corrupción, fortalecer los derechos humanos y disminuir la pobreza.

El ministro dio a conocer que en 198 municipios del país no se han registrado homicidios en lo que ha transcurrido de este año.

“Estamos concentrando 14 homicidios diarios frente a 21 que se registraban hasta hace poco, sobre todo en el Valle de Sula , Tegucigalpa , La Ceiba y Yoro , mientras que en Olancho la tendencia comienza a revertirse”, indicó Corrales.

Y agregó que en las ciudades y departamentos antes mencionados se concentra más del 70 % de los homicidios que se ejecutan en todo el país.

El funcionario también indicó que lo importantes es contar las soluciones y no los muertos, esto al respecto con el trabajo que realiza el Observatorio de la Violencia de la UNAH.

UNAH responde

Migdonia Ayestas, directora del Observatorio de la Violencia de la UNAH respondió a las declaraciones de Arturo Corrales y dijo que esa dependencia ha completado casi una década de trabajo especializado y no improvisado en la interpretación de estadísticas sobre el comportamiento de la violencia.

“No somos cuenta muertos, desarrollamos una investigación con objetividad y rigurosidad”, apuntó.

La Prensa