Más noticias

Prohíben portar armas en el transporte público

La medida aprobada ayer en el Congreso nacional también se extiende a las motocicletas.

Las medidas para la portación de armas buscan reducir crímenes y el sicariato.
Las medidas para la portación de armas buscan reducir crímenes y el sicariato.

Tegucigalpa. El Congreso Nacional aprobó ayer una interpretación a la Ley de Portación de Armas que prohíbe la portación de cualquier artefacto de fuego a las personas que se movilicen en el transporte público o en motocicletas, en un intento por reducir el sicariato y los asaltos a taxis y buses del servicio urbano e interurbano.

La medida fue aprobada con la dispensa de debates a petición del parlamentario nacionalista Edgardo Martínez.

La iniciativa -dictaminada favorablemente por la Comisión especial de Seguridad del Poder Legislativo- modifica los artículos 1 y 2 del decreto número 274-2005 del 1 de septiembre de 2005, contentivo de la Ley de Portación de Armas.

El artículo 1 reformado establece que los propietarios de las armas que fueron legalmente registrados al amparo de dicho decreto se les debe renovar de forma normal sus respectivos carnés de registro balístico, exceptuándose de esta disposición a los ciudadanos que tengan antecedentes penales o policiales o que hayan incurrido en la reincidencia por faltas tipificadas en esta ley o estén sometidos a procesos penales.

Por otro lado, la iniciativa de ley reforma el artículo 27-A del decreto 69-2007 del 31 de mayo de 2007 que en lo sucesivo establece que únicamente será permitida la portación de armas de fuego por su dueño en forma visible en los espacios de propiedad privada como viviendas, negocios, talleres, vehículos, fincas y similares.

También se permite el uso de armas en forma visible a los empleados que desarrollen labores de vigilancia y seguridad previa autorización escrita del legítimo propietario del inmueble y del arma.

El decreto también contempla que las personas no podrán portar sus armas en forma visible en las calles, espacios o áreas públicas. En vehículos privados las armas podrán llevarse en áreas accesible al dueño. En todo caso el arma no debe ir al alcance de menores.