Investigan caso de universitario que recibió un balazo tras desobedecer retén policial

Hasta ahora no hay policías detenidos por la muerte del joven Erick Vallecillo en Tocoa, Colón.

Erick Vallecillo perdió la vida luego de una persecución policial.
Erick Vallecillo perdió la vida luego de una persecución policial.

Tocoa, Colón.

A raíz de los múltiples cuestionamientos de la población contra agentes que le dispararon a un joven luego de no hacer el alto durante un retén en carretera, las autoridades locales informaron que ya están trabajando para esclarecer el hecho.

"Hay un equipo que está trabajando para esclarecer lo que se dice en los medios y el director de la Policía ha girado instrucciones precisas para que se esclarezca realmente cuál fue la causa de la muerte de esta persona", comentó un agente policial de apellido Rodríguez, quien está asignado en la zona.

Rodríguez añadió que "de confirmarse que hubo agentes involucrados en el hecho y que actuaron con irresponsabilidad, se pondrán a la orden de la justicia". Hasta en horas del mediodía de este martes se supo que no hay personas arrestadas por este caso.

Puede leer: Por secuestro de sobrina de tres años condenan a hondureño

La muerte del joven universitario Erick Vallecillo provocó consternación e indignación entre la población, la cual critica el método utilizado por los policías instalados en el retén para frenar el automóvil. Según se supo, Vallecillo, mientras era perseguido, recibió uno de los impactos de bala por parte de los agentes.

El hecho se produjo en horas de la noche del pasado domingo. La víctima se transportaba en su automóvil tipo pick up, doble cabina y color gris, cerca de un centro comercial de Tocoa, Colón, salida a Trujillo, donde estaban los policías.

Erick Vallecillo era originario de Sonaguera, Colón, y era el hijo de un conocido docente de Tocoa, de nombre Disney Vallecillo. También estaba a punto de graduarse de la carrera de Derecho.

erik.483(1024x768)
El cuerpo de Erick Vallecillo fue trasladado a la morgue de San Pedro Sula.
La Prensa