El 70% del país tiene alto riesgo de derrumbes

Las lluvias de Eta y Iota saturaron los suelos y los volvieron mucho más proclives a los deslizamientos. Aludes de tierra ya causan 13 muertes.

VER MÁS FOTOS
Los deslizamientos o derrumbes están ocurriendo en zonas montañosas, carreteras y aldeas asentadas en áreas con pendientes muy pronunciadas en el occidente del país, también en el Distrito Central adonde, durante décadas, han  causado hasta destrucción de viviendas. Fotos Amílcar izaguirre y AFP
Los deslizamientos o derrumbes están ocurriendo en zonas montañosas, carreteras y aldeas asentadas en áreas con pendientes muy pronunciadas en el occidente del país, también en el Distrito Central adonde, durante décadas, han causado hasta destrucción de viviendas. Fotos Amílcar izaguirre y AFP

SAN PEDRO SULA.

Por lo menos en 15 de los 18 departamentos de Honduras, después de haber sido azotados por el huracán Eta y la tormenta tropical Iota, presentan condiciones geológicas que provocan deslizamientos o desprendimientos de tierra que ya han causado la muerte de unas 13 personas.

A excepción de Gracias a Dios, Islas de la Bahía y Comayagua que tienen riesgos bajo y medio, respectivamente, en los otros departamentos existen altas probabilidades para que suceda un deslizamiento, según la herramienta en línea ThinkHazard!, creada por Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación (GFDRR) y el Banco Mundial (BM).

Esta semana ocho personas murieron por un desprendimiento de tierra en San Manuel Colohete, un municipio de Lempira, vecino de Gracias, que tiene un nivel alto de riesgo de deslizamientos, y cinco más, entre ellas una niña de cuatro meses, murieron soterrados en Fraternidad, Ocotepeque, otro municipio clasificado con un riesgo alto por ThinkHazard!

jt-derrumbesSantabarbara-201(800x600)
Santa Bárbara.

Javier Enamorado, alcalde de Gracias, le informó a Diario LA PRENSA que esta semana ocurrieron deslizamientos en este municipio “básicamente porque es una zona montañosa, la cantidad de agua que ha caído ha sido fuertísima y el suelo se ha vuelto más frágil”.

“Tuvimos deslizamientos, puentes hamaca perdidos, hay daños en las aproximaciones en el puente del río Grande; paredes y techos de muchas casas están dañados, escuelas destruidas, sistemas de agua potable colapsados. En Gracias estamos sin agua potable. La infraestructura resultó muy afectada, los caminos secundarios y terciarios afectados”, dijo.

Con las lluvias de Iota, que saturaron mucho más los suelos que habían sido impregnados por Eta, alrededor del 70% del territorio hondureño tiene condiciones para que en cualquier momento puedan desprenderse masas de tierras de laderas y faldas de las montañas, considerando el último mapa Posible peligro de deslizamiento de tierra: precipitación provocada realizado por el Centro de Desastres del Pacífico (PDC) con tecnología de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio de los Estados Unidos (Nasa).

zc-derrumbeOlanchito-201120(800x600)
Olanchito, Yoro.

En los últimos 15 días, de acuerdo con la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), hubo 180 deslizamientos (104 por Eta y 76 por Iota), cantidad que supera a los más de 120 registrados entre 2010 y 2015 por Landslide Viewer, el portal del Depósito Cooperativo Abierto en Línea de Deslizamientos (Coolr) de la Nasa.

Gerson Armando Valle, oficial de prevención de riesgo de la Dirección de Gestión de la Prevención de Copeco, explicó que los deslizamientos observados durante el huracán Eta “en su mayoría se dieron en el Distrito Central y en el occidente, mientras los causados por Iota en la parte occidental del país”.

“Los factores que provocan estas remociones de masas o causan una actividad geodinámica son las actividades antropogénicas. ¿Qué significa esto? Que las personas por la necesidad de tener un inmueble, un territorio, hacen cortes en las laderas y en los taludes sin ningún estudio.

zc-derrumbeCopan-201120(800x600)
El Florido, Copán.

Las condiciones geológicas, como las que vemos en el Distrito Central, que son bastante precarias para la construcción de viviendas. Las condiciones hidrológicas de los lugares aportan un porcentaje de importancia para que se den las remociones de masas.

Otro de los factores son las condiciones sociales en las cuales se encuentran las personas”, dijo Valle, ingeniero civil con maestría en Geotecnia con especialidad en Geología.

Valle ejemplificó que “las pendientes demasiado pronunciadas son fundamentales para el desencadenamiento de movimientos de masa” como las registradas en San Manuel Colohete.

“Si nos ponemos a ver el mapa de Honduras en forma aérea, vemos que la zona más alta la tenemos en la parte del suroeste (más pegado a Guatemala, en esa zona tenemos esas pendientes altas, también en Francisco Morazán, El Paraíso y Santa Bárbara.

Carreteras
Quienes viajan por las carreteras de occidente deben tomar medidas por los derrumbes de paredones.

Estas son zonas susceptibles a los movimientos de ladera”, dijo.

En estos días, masas de tierras se han desprendido cerca de algunos caseríos rurales y en las orillas y paredones que flanquean las carreteras, como en la CA-5, en Santa Cruz de Yojoa, sin causar muertes.

En la La Fe, Santa Cruz de Yojoa, después de un temblor, una avalancha de tierra destruyó ayer seis viviendas y dejó cinco dañadas. Francisco Argeñal, jefe de Meteorología del Centro de Estudios Atmosféricos, Oceanográficos y Sísmicos (Cenaos), advierte que el riesgo de que se den derrumbes en cualquier parte del país persistirá hasta el fin de semana dado a que continúan las lluvias.

11 viviendas dañadas.
Un derrumbe destruyó y dañó 11 viviendas en la aldea La Fe, de Santa Cruz de Yojoa

“Todavía está la humedad retenida en el suelo y eso va a seguir causando deslizamientos. Las personas que viven en zonas de peligro deben estar pendientes de eso”, dijo en una entrevista telefónica.

Debido a que los dos fenómenos siguieron trayectorias diferentes en la región, los patrones de lluvia de Eta y Iota igualmente impactaron de manera distinta en las diferentes departamentos.

“Las lluvias de Eta fueron de entre 4 y 5 días. Mientras Iota de casi día y medio de lluvia. Llovió más con Eta en la costa del Caribe que con Iota. Pero en el occidente, centro y oriente llovió más con Iota, porque Iota pasó como tormenta tropical por Honduras, Eta pasó como depresión tropical”, dijo.

Cifras de Cenaos demuestran que Eta saturó el suelo con mucha más agua, pues produjo lluvias acumuladas que alcanzaron hasta un máximo de 825 milímetros en algunas parte de Atlántida, mientras Iota solamente un máximo de 305 milímetros.

lc-grafico-201120(800x600)
La Prensa