Advierten sobre deslizamientos en el norte de Honduras tras paso de Iota

Los ríos Ulúa y Chamelecón bajarán su caudal en 12 a 18 horas, informaron las autoridades.

VER MÁS FOTOS
El ministro de Copeco, Max Gonzales, pidió a los hondureños de la zona norte no regresar a sus viviendas en estado vulnerable. /

San Pedro Sula, Honduras.

Tras el catastrófico paso del huracán Iota por Honduras, el segundo en menos de 15 días, las autoridades de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), advierten que el suelo llegó a una saturación de 90% por lo que los deslizamientos pueden darse en las próximas horas.

Las lluvias que ha recibido el territorio comprendido por el valle de Sula en la zona norte lo ha convertido en una zona altamente vulnerable por lo que se ha pedido a la población que no abandone los albergues donde se encuentran y aquellos que se encuentran en sus viviendas que las abandonen.

Max Gonzales, ministro de Copeco, informó que los caudales de los ríos Ulúa y Chamelecón bajarán en las próximas horas debido a que las tormentas irán cesando con el paso del tiempo.

LEA: Iota y Eta, dos cachetadas en el rostro de Honduras

"El caudal del río Ulúa bajará en aproximadamente 12 horas, mientras que el Chamelecón en unas 18 mas o menos", dijo el ministro en cadena nacional.

Los departamentos más afectados por el temporal son Cortés, Yoro, Atlántida, Colón y El Paraíso, donde se reportaron inundaciones, derrumbes y colapso de puentes que han dejado incomunicados a miles de hondureños.

"Mientras los ríos se mantengan altos no es seguro regresar a casa", dijo Max Gonzales.

El comisionado especial de Copeco en el valle de Sula, Jaime Omar Silva, aseguró que se encuentran atendiendo a damnificados y todavía existen labores de rescate en la zona norte del país.

La tormenta tropical Iota, que salió este miércoles de Honduras convertida en depresión y cruzó a El Salvador, ha dejado a su paso por el país seis muertos y un panorama desolador, con inundaciones y estragos en cultivos e infraestructura, miles de damnificados y decenas de personas a la espera de un rescate.

La Prensa