Lluvias por Iota en Honduras podrían seguir hasta el jueves

Iota ejercerá influencia directa esta noche en el sur de los departamentos de El Paraíso, por donde entró, y Francisco Morazán, lo mismo que en Choluteca y Valle.

VER MÁS FOTOS
/

Tegucigalpa, Honduras

La tormenta tropical Iota entró en la noche del martes a Honduras por el departamento oriental de El Paraíso, limítrofe con Nicaragua, debilitada y con un movimiento de traslación de 19 kilómetros por hora, pero sus bandas siguen descargando lluvias en todo el país que podrían ir hasta el jueves.

El fenómeno registra una rotación con vientos entre 80 y 90 kilómetros por hora, según informes de fuentes oficiales en Tegucigalpa, que de nuevo han advertido que la emergencia no ha terminado y que se esperan más precipitaciones, con inundaciones en zonas como el norte y occidente.

Iota ejercerá influencia directa esta noche en el sur de los departamentos de El Paraíso, por donde entró, y Francisco Morazán, lo mismo que en Choluteca, fronterizo con Nicaragua, y Valle, colindante con El Salvador.

Se prevé que la tormenta, posiblemente degradada a depresión tropical, salga a primeras horas del miércoles al Pacífico por el extremo oriental de El Salvador.

La fuerza del huracán tiene una influencia con bandas que han causado lluvias en todo el territorio hondureño, en algunas regiones más intensas, como en el oriente, norte y occidente del país.

Hasta ahora solamente ha trascendido la muerte de una niña en el sector de Brus Laguna, departamento de Gracias a Dios, en el Caribe, fronterizo con Nicaragua, por el derribo de varios árboles.

El deceso de la menor no ha sido confirmado por ninguna de las instituciones del Estado involucradas en la emergencia nacional que vive Honduras por el paso de Iota.

Tegucigalpa más afectada

En Tegucigalpa y comunidades adyacentes las lluvias comenzaron a ser más intensas luego de que Iota entró al país, y según expertos, la capital se verá más afectada el miércoles.

Varias regiones de los cuatro puntos cardinales del país están sin electricidad por el derribo de tendidos del sistema eléctrico por la caída de árboles y derrumbes, algunos de los cuales han interrumpido el tráfico de vehículos en importantes carreteras.

Las inundaciones también serán mayores el miércoles en el norte del país por la crecida de los caudalosos ríos Ulúa y Chamelecón, que nacen en el occidente.

A raíz del temporal y la saturación de agua del suelo hondureño desde el paso de Eta, el Gobierno ordenó hoy el cierre de todos los ejes carreteros del país, de las 18:00, a las 07:00 horas locales del miércoles (de las 00:00 a las 13:00 GMT), "con el único fin de salvaguardar la vida de la población", indicó la Secretaría de Seguridad en un comunicado.

En Tegucigalpa, también está cerrado el paso por más de una decena de puentes que tiene la ciudad, los más importantes sobre el caudaloso río Choluteca, que desemboca en el Pacífico, que está elevando su nivel. EFE

La Prensa