Fluye más ayuda a Honduras por daños que dejó Eta y sigue alerta por Iota  

Japón se suma a la lista de países que han enviado a ayuda al territorio nacional para hacerle frente a los daños ocasionados por la depresión tropical. 

Hay miles de personas que perdieron todo a causa de los destrozos de la depresión tropical Eta.
Hay miles de personas que perdieron todo a causa de los destrozos de la depresión tropical Eta.

Tegucigalpa, Honduras.

La ayuda internacional a Honduras para atender a los miles de damnificados que dejó la depresión tropical Eta sigue fluyendo, mientras se mantiene la alerta roja a nivel nacional por la tormenta Iota, que se acerca hacia Nicaragua, por donde entrará a territorio hondureño hacia el lunes o martes.

Japón es otro de los países que se solidarizó con Honduras, la donación fue recibida por la subsecretaria de Cooperación Internacional de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Karen Najarro, quien agradeció al embajador japonés en Tegucigalpa, Norio Fukuta.

El diplomático nipón dijo que la asistencia ayuda fue oficializada el pasado 10 de noviembre y se llevó a cabo a través de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (Jica), dando respuesta inmediata a la solicitud de asistencia del Gobierno de Honduras para hacer frente a los daños causados por la tormenta tropical Eta.

Además lea: Por aire y agua también realizan evacuaciones miles de hondureños

"El Japón está consciente de la dificultad que representa para el país tener la emergencia de covid-19 y ahora la emergencia humanitaria; sin embargo, quiero decirles que no están solos, el Japón está aquí con ustedes, para continuar apoyando los esfuerzos del Gobierno de Honduras que permitan construir el bienestar de todos los hondureños", añadió.

Petición de apoyo a Israel

Para seguir canalizando ayuda internacional, el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, le solicitó hoy ayuda al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, indicó la Casa Presidencial en un comunicado.

"Estamos solicitando el apoyo de Israel y países aliados, bancos multilaterales de crédito como el Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), el Fondo Monetario Internacional (FMI), así como cooperantes para desarrollar el plan de reconstrucción nacional", subrayó Hernández.

El gobernante se comunicó por teléfono con Netanyahu, a quien le informó sobre el impacto catastrófico que ha significado hasta la fecha la pandemia de covid-19 y la tormenta Eta, y la posible llegada de Iota, que ocasionaría más inundaciones en varias zonas de Honduras.

Honduras daños eta.1(1024x768)
El Gobierno sigue gestionando para solicitar más apoyo internacional tras el paso de Eta.



También le expuso sobre el bloque que, en conjunto, integran Honduras, Guatemala y Nicaragua, y posiblemente El Salvador, para poder impulsar planes de inversiones para sus pueblos en materia de desarrollo social y humano, agrícola, infraestructura y obras de mitigación orientadas al cambio climático.

"Estamos buscando ayudas para apalancar la reconstrucción de nuestros países con proyectos y ayudas que lleguen al productor, emprendedor, al que tiene su pequeño negocio", le expresó el mandatario hondureño al primer ministro de Israel.

Ayuda del BCIE

Hernández también sostuvo una comunicación virtual con el presidente de Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Dante Mossi, para profundizar sobre el apoyo que ese organismo regional brindará en conjunto a Honduras, Guatemala y Nicaragua en el Plan de Reconstrucción Nacional.

Según la sede del Ejecutivo, la reunión fue preparatoria del encuentro que el BCIE celebrará el lunes con Hernández y el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, sobre la ayuda a los países de la región para acceder a recursos de los Fondos Verdes del Clima para enfrentar los daños por la tormenta Eta, entre otros temas.

En el caso de Honduras, Hernández ha solicitado a organismos multilaterales de crédito como el BCIE, el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), lo mismo que a cooperantes, el apoyo con fondos frescos y a bajos intereses para desarrollar el Plan de Reconstrucción Nacional.

Medidas preventivas ante llegada de Iota

La tormenta tropical Iota continuaba este sábado su desplazamiento hacia Centroamérica, una región que no se recupera todavía del impacto de Eta y que el lunes puede estar sufriendo los estragos de un nuevo fenómeno convertido en huracán.

Según el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EEUU, Iota presenta vientos máximos sostenidos de 40 millas por hora (65 km/h) pero los meteorólogos vaticinan que a lo largo de las próximas 48 horas se intensifique y se vuelva "un huracán intenso cuando se aproxime a América Central", en concreto a Nicaragua y Honduras.

En principio, la estatal Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), informó en Tegucigalpa que Iota entraría por el departamento de Gracias a Dios y afectaría más toda la región caribeña, pero según las nuevas proyecciones, el fenómeno está cambiando de rumbo y penetraría por El Paraíso, también fronterizo con Nicaragua, causando daños en esa región, lo mismo que en Francisco Morazán, en el centro, donde se localiza Tegucigalpa.

Descarga de principal represa hidroeléctrica

A raíz de las grandes inundaciones que dejó Eta, principalmente en la región norte de Honduras, la central hidroeléctrica del país, con capacidad para generar 300 megavatios, pospuso una descarga controlada que estaba prevista para antes de la llegada de ese fenómeno natural.

La descarga controlada de la represa, que está llegando a su nivel máximo, de 288 metros sobre el nivel del mar, fue hecha hoy y no representará ningún riesgo de más inundaciones en el la región norte, indicó la Comisión Interventora de la estatal Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee).

La medida preventiva representa un alivio para la hidroeléctrica que, con el paso de Iota, estaría captando más agua, según lo que prevén expertos.

Algunas regiones del norte de Honduras continúan inundadas, mientras que en otras en las que el nivel del agua ya descendió completamente, sus pobladores han estado afanados en labores de limpieza, aunque algunos han desistido ante el llamamiento a desalojar obligatoriamente hecho por el Gobierno, por los graves daños que se presagia, dejará Iota.

La Prensa