Iota apunta a Nicaragua como un huracán mayor y lleva ruta de Eta

Es el segundo ciclón que se forma en 15 días, pero este se proyecta con vientos mayores

La región sigue expuesta a huracanes en vista que la temporada, más activa de lo habitual, finaliza hasta el 31 de noviembre. Foto de la destrucción que Eta dejó en Nicaragua.
La región sigue expuesta a huracanes en vista que la temporada, más activa de lo habitual, finaliza hasta el 31 de noviembre. Foto de la destrucción que Eta dejó en Nicaragua.

Tegucigalpa, Honduras.

Los países centroamericanos se preparaban ayer para la arremetida de un nuevo huracán, días después de que el ciclón Eta dejara más de 200 muertos en la región.

La tormenta tropical Iota se encontraba este sábado en el Caribe avanzando lentamente hacia América Central, que podría comenzarse a sentir sus efectos a partir de este domingo, según el Instituto Meteorológico Nacional (IMN) de Costa Rica.

Estiman que tendrá vientos mayores a 110 millas por hora, por lo que será de una categoría mayor a uno. “Iota seguirá fortaleciéndose de manera constante en su paso por el mar Caribe, se espera que alcance la categoría de huracán este fin de semana”, según el reporte del IMN, basado en proyecciones del Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos. “Hasta el jueves, fuertes lluvias de Iota podrían provocar inundaciones repentinas y crecidas de ríos que amenazan la vida en porciones del norte de Colombia y América Central”, advirtió este sábado el NHC en un reporte.

El centro estadounidense añadió que “inundaciones y deslaves en Honduras y Nicaragua podrían verse exacerbados por los efectos recientes de Eta, resultando en impactos significativos”. Las autoridades hondureñas comenzaron a evacuar a miles de pobladores del valle de Sula, en los alrededores de San Pedro Sula , las regiones más golpeada por Eta.


Rumbo repetido

Si mantiene su rumbo, el nuevo ciclón tocará tierra cerca del Cabo Gracias a Dios, entre Honduras y Nicaragua, al igual que Eta, que sembró muerte y destrucción desde Guatemala hasta Panamá.

“Nos preparamos para distintos escenarios”, se prevén “inundaciones, lluvias, mareas altas, vientos y deslizamientos por suelos saturados”, advirtió el director del Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) de Nicaragua, Guillermo González, en una comparecencia televisiva. “Unas 80,000 familias van a estar en riesgo” en Nicaragua, según las primeras estimaciones, añadió.

Las autoridades comenzaron a evacuar zonas del cabo Gracias a Dios y comunidades del río Coco el viernes, y este sábado prosiguen con los habitantes del litoral del mar Caribe y de los Cayos Miskitos. Tras el paso de Eta se dio albergue a los evacuados en las ciudades de Waspam, Prinzapolka y Bilwi, en el Caribe Norte.

La Prensa