Estados Unidos destina fondos para la emergencia alimentaria en Honduras

Los departamentos beneficiados serán Cortés, Yoro, sur de Francisco Morazán y Valle.

La situación económica de la mayoría de hogares en Honduras se ha agudizado debido a la emergencia sanitaria.
La situación económica de la mayoría de hogares en Honduras se ha agudizado debido a la emergencia sanitaria. /

Tegucigalpa, Honduras.

La Embajada de los Estados Unidos, a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), informó hoy acerca de una donación de ayuda alimentaria valorada en US$8,000,000 (aprox. L200,000,000) para más de 116,000 hondureños que han sido afectados por la pandemia del COVID-19.

La Encargada de Negocios de la Embajada de los Estados Unidos en Honduras, Colleen Hoey, hizo el anuncio este viernes en ocasión al Día Mundial de los Alimentos.

Esta es una donación oportuna en el marco de la respuesta nacional a la pandemia del COVID-19 y que contribuirá a que los hondureños beneficiados puedan volver a tener acceso a alimentos y recuperar los medios de vida perdidos a raíz de la pandemia.

Relacionada: Covid-19 hunde a más de 300,000 hondureños en la miseria

La funcionaria indicó que los departamentos cuya población se beneficiará son: Cortés, Yoro, el sur de Francisco Morazán y Valle.

Sobre Usaid

Usaid se apoya en sus socios, el Programa Mundial de Alimentos y la Agencia Adventista para el Auxilio y el Desarrollo. Esta asistencia será distribuida en los departamentos cuya economía ha sido fuertemente afectada por la pandemia y donde las sequías prolongadas han disminuido la producción de alimentos.

La funcionaria indicó que los departamentos cuya población se beneficiará son: Cortés, Yoro, el sur de Francisco Morazán y Valle.

Además: "Tenemos hambre", clamor que aumenta en Honduras por el coronavirus

Usaid es la agencia del Gobierno de los Estados Unidos que ha trabajado por casi 60 años con el gobierno y pueblo de Honduras. Los programas de Usaid han contribuido en la reducción de la pobreza y la creación de oportunidades para los hondureños a través de programas de salud, educación, crecimiento económico sostenible, protección del medio ambiente, desarrollo de infraestructura, gobernabilidad y democracia.

La Prensa