Abuelastro de niña que murió al caer desde un crucero se declara culpable

La vista de sentencia está marcada para el próximo mes de diciembre.

La nieta de Salvatore cayó por una ventana del crucero Freedom of the Seas.
La nieta de Salvatore cayó por una ventana del crucero Freedom of the Seas.

San Juan, Puerto Rico.

Salvatore Anello, abuelastro acusado por homicidio negligente después de que se le cayese de sus brazos desde la ventana de un crucero en el Puerto de San Juan en julio de 2019, se declaró culpable este jueves.

Anello reconoció su culpabilidad después de alcanzar un acuerdo con las fiscales Laura Hernández e Ivette Nieves.

El defensor de Anello, el abogado José Guillermo Pérez, dio a conocer el acuerdo, tras el que el acusado hizo la alegación de culpabilidad por medio de videoconferencia.

La vista de sentencia está marcada para el próximo mes de diciembre.

La nieta de Anello, Chlloe Wiegand, de un año y siete meses en aquella fecha, cayó por una ventana del crucero Freedom of the Seas, de la empresa Royal Caribbean desde una altura de 11 pisos.

La Fiscalía de San Juan había ofrecido en diciembre pasado un acuerdo a Anello para que se declarara culpable de homicidio negligente y evitar así la cárcel, a lo que accedió finalmente.

Homicidio negligente

Anello se había declarado inicialmente inocente de homicidio negligente tras ser acusado de ese cargo por sujetar a la menor en la parte exterior de una ventana del crucero, antes de que cayera al vacío y perdiera la vida.

El abuelastro de la pequeña aseguró en su defensa que pensaba que la ventana permanecía cerrada y que el daltonismo que sufre, que no le permite distinguir colores, provocó la confusión que llevó al trágico desenlace.

Sin embargo, Royal Caribbean, aportando material grabado, defendió que Anello tenía certeza de que la ventana estaba abierta el día en el que ocurrió el suceso.

La familia de Anello durante el proceso legal demandó a la naviera Royal Caribbean al entender que las medidas de seguridad eran deficientes al tener las ventanas abiertas sin previo aviso.

La muerte de la menor Chloe Wiegand, al presuntamente resbalarse de las manos de su abuelo, conmocionó a locales y turistas, además de provocar en un primer momento que las autoridades contemplaran la posibilidad de presentar cargos.

Más noticias

La Prensa