Más de 200,000 abonados se suman a la lista de deudores de la Enee

La EEH informa que la mora ascendió a L11,500 millones.

La Empresa Energía Honduras es la encargada del cobro de energía que consumen los abonados de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica.
La Empresa Energía Honduras es la encargada del cobro de energía que consumen los abonados de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica. /

Tegucigalpa, Honduras.

Aunque el costo promedio de la tarifa de energía en Honduras finalizará en 2020 con un valor 16% más bajo con el que inició, el número de deudores se incrementó en 200,000, debido a la debacle financiera generada por la pandemia.

Tras los ajustes realizados durante el año por la Comisión Reguladora de Energía Eléctrica (Cree), el precio pasó de 4.8308 lempiras por kilovatio hora en el primer trimestre a 4.0170 en el cuarto trimestre; sin embargo, esto no benefició a los 1.8 millones de abonados de la estatal eléctrica.

Las autoridades de la Empresa Energía Honduras (EEH) señalaron que la crisis económica ocasionó que el número de clientes morosos subiera de 500,000 a más de 700,000.

Esto equivale a que el 37% del total de usuarios de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee) deben la tarifa.

Representantes de los consumidores y de la micro, pequeña y mediana empresa (mipyme) expusieron a LA PRENSA que las rebajas en la tarifa que se aplicaron en mayo y julio no tuvieron ningún beneficio en la población porque el 80% de la economía estaba paralizada y no habían ingresos.

Menotti Maradiaga, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio e Industrias de Honduras (Fedecamara), dijo que el sector mipyme fue afectado por los cobros promediados que aplicó EEH en marzo y abril, ya que a pesar de estar paralizados se les facturó como que si operaron en esos meses, lo que provocó un golpe a las finanzas de miles de microempresarios.

“No podemos olvidar cómo afectó esto al sector mipyme en la decisión de salvar empleos o pagar la energía.

Además, este nuevo aumento (superior al 1%) viene a generar mayor incertidumbre en cuanto al apoyo que hemos esperado.

Las mipymes hemos sacrificado nuestras empresas para colaborar con la salud del país, así que el aumento es un mensaje que las instituciones del Estado no están dispuestas a sacrificarse como lo ha hecho nuestro sector”, lamentó el presidente de Fedecamara.

Maradiaga expresó que aunque el incremento a la tarifa de energía solo fue del 1.23% y está estipulado en la ley, el Gobierno debió esperar a que la economía este funcionando al 100% y no a medias para aprobarlo.

Ningún efecto

Adalid Irías, presidente de la Asociación para la Defensa de la Canasta Básica de Honduras (Adecabah), declaró que los consumidores no han podido sentir ningún efecto, ni positivo ni negativo, en la rebaja anual del 16% de la tarifa de la energía, porque el movimiento económico ha sido mínimo.

“Hasta que no tengamos una actividad económica plena y se recuperen los empleos no vamos a poder medir esa rebaja”, comentó.

El representante de los consumidores reconoció que durante los ajustes que se le han hecho a la tarifa de energía ha habido más rebajas que incrementos, provocado, principalmente, por la caída del precio de los carburantes en el mercado internacional.

zc-eeh1-121020(800x600)

“Hay que recordar que hubo 19 rebajas consecutivas de los carburantes antes de que volvieran los aumentos, pero no tuvieron el impacto positivo que esperábamos ”, comentó Irías.

Sobre el reciente aumento a la tarifa respondió: “Lo prudente era no aplicar el alza, ya que los 1.7 millones de abonados residenciales han sufrido de una u otra forma problemas económicos causados por la pandemia, y era el momento de darles un poco de alivio”.

Sin beneficios para la Enee

José Manuel Arriaga Yacamán, exgerente de la Enee, manifestó que ahora que el precio del combustible en el mundo empieza a subir y a estabilizarse, los abonados de la estatal de energía tendrán que acostumbrarse a pagar lo que las cosas valen.

Claves del ajuste
1. Tiempo de ajsute
Cada tres meses, la Comisión Reguladora de Energía Eléctrica revisa los datos que definen el precio de la energía. Desde 2016 se hace la revisión para reflejar de manera más precisa los costos de la Enee para el suministro de energía.
2. Factores a analizar
Entre los datos que más inciden en los costos de la Enee para suministrar la energía al país están el tipo de cambio del lempira frente al dólar que dictamina el Banco Central de Honduras y el precio del crudo en el mercado internacional.
3. Distintas tarifas
Al momento de definir la nuevas tarifas, la Cree divide el costo según el tipo de servicio. Entre estos servicios están el residencial, el de baja tensión, el de media tensión y el de alta tensión. La mayor parte de abonados está en el residencial.

“Con la pandemia obviamente hemos sido afectados todos los sectores y la Enee no es la excepción, ya que sus ingresos se han reducido sustancialmente”, expresó Arriaga Yacamán.
Sobre las propuestas que han presentado distintos sectores del país sobre los sacrificios que debe hacer el Gobierno respecto al tema energético, el exgerente de la Enee respondió: “Con la situación financiera que enfrenta la Enee suspender algún tipo de pago a los abonados sería ponerle la lápida a la empresa. La situación financiera de la Enee es dramática, el Gobierno no apoyará con más de L2,000 millones mensuales”, resaltó.

Según el último informe del balance general de la Enee con fecha al 31 de julio de 2020, el déficit acumulado era de L57,403 millones.

Sin embargo, en este informe no se ve reflejado el pago de la deuda histórica a los proveedores de energía que se inició en agosto por parte de la comisión interventora de la Enee. La deuda histórica superaba los L11,000 millones, según la Asociación Hondureña de Productores de Energía (Ahpee).

Cartera de mora

Magaly de la Ossa, directora comercial de EEH, indicó que el impacto de la pandemia ha sido muy alto y que también se está viendo reflejado en la cartera de mora que paso de L9,400 millones a L11,500 millones.

“Este año ha sido desbordado el crecimiento de clientes morosos, lo cual se venía controlando, así que todas las expectativas de mejora que teníamos se derrumbaron”, expresó de la Ossa.

El sector que mayor número de clientes en mora tiene es el residencial con más de 630,000, prácticamente la mitad del total de usuarios.

Respecto al sector comercial, hay 55,000 clientes en mora, pero abarcan un 24% del total de la deuda.

El sector Gobierno tiene 14,000 clientes y su participación en la mora es del 28%, explicó de la Ossa, quien además resaltó que es preocupante porque solo 69,000 clientes poseen el 52% del total de la deuda.

LC energia 121020(800x600)

Colateral al aumento de clientes morosos, la efectividad del recaudo ha disminuido considerablemente si se compara con las estadísticas de 2019, cuando la efectividad era de un 99%, es decir, que de cada L100 lempiras que se facturaban se recaudaban 99.

Según los datos del consorcio de capital honduro-colombiano, este año la efectividad de recaudación es del 90.75%.

En relación con los cobros promediados, de la Ossa aseguró que a partir de mayo en adelante la empresa dejó de promediar la facturación por efecto del covid, ya que comenzaron a hacer revisión de los medidores en forma presencial.


“Los pocos promedios que se realizan equivalen a un 8 o 9% de toda la facturación, y responden a las dificultades para tomar la lectura, falta o daño en los contadores”, finalizó.

La Prensa