Unah hará PAA con estrictas medidas de bioseguridad

Los que tengan síntomas del virus no podrán ingresar al campus a hacer la prueba de admisión.

 Los aspirantes deben cumplir con las instrucciones que divulgó la universidad.
Los aspirantes deben cumplir con las instrucciones que divulgó la universidad.

Tegucigalpa, Honduras.

Bajo rigurosos protocolos de bioseguridad para evitar contagios de covid-19, las autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (Unah) harán la Prueba de Aptitud Académica (PAA) los días 27, 28 y 29 de octubre. Son más de 17,400 aspirantes que están habilitados para realizar el examen y que esperan ingresar a la máxima casa de estudios el primer período académico de 2021.

La PAA se realizará en dos jornadas cada día, por la mañana y tarde, y se aplicará en los 11 centros regionales. La Unah informó a los aspirantes que para someterse la prueba deben seguir los protocolos establecidos por la universidad y el Sinager.

LEA: Hondureña garífuna, amante de las matemáticas, triunfa en Estados Unidos

Las personas que presenten temperatura de 37.5 grados centígrados o más, los que tengan tos o dificultad para respirar, que hayan resultado positivo al covid-19 o estuvieron en cuarentena por resultado positivo dos semanas previas a la prueba no podrán ingresar al campus ni hacer la prueba.

Al momento de ingresar a los diferentes centros deben andar su mascarilla y no quitársela, también deben portar gel antibacterial y usarlo, solo deben llevar lápiz grafito, borrador y sacapuntas, no se permitirán mochilas. Dentro de las instalaciones deben seguir las instrucciones del personal de apoyo, mantener la distancia de dos metros con los demás aspirantes.

En cada edificio habrá pediluvios para que los estudiantes lo usen antes de ingresar. En las aulas, las sillas estarán separadas, habrá un máximo de 15 aspirantes por aula. Al terminar el examen, los aspirantes deben salir al portón de salida, no se permitirá que se queden en el campus, los que harán una segunda prueba deben esperar en su silla.

La Prensa