Cuatro migrantes hondureños fallecidos en busca del sueño americano

Senia Barahona murió en el desierto de Sonora, México

Senia Barahona perdió la vida en el desierto de Sonora. El domingo pasado le dieron el último adiós a Jesús Vásquez en SPS. Agentes hallaron en la frontera Laredo a migrantes de varios países en cajas.
Senia Barahona perdió la vida en el desierto de Sonora. El domingo pasado le dieron el último adiós a Jesús Vásquez en SPS. Agentes hallaron en la frontera Laredo a migrantes de varios países en cajas.

Tegucigalpa, Honduras

“Primita hermosa, esta noticia ha sido fuerte y difícil de creer. Dios te tenga en su gloria”, escribió en su red social Edith Cárcamo, quien lamentó la muerte de Senia Barahona el 7 de octubre en busca del sueño americano.

La joven hondureña de 28 años había salido del barrio Las Brisas, en Tocoa, Colón, donde residía, en una pequeña caravana de compatriotas rumbo a Estados Unidos el pasado 30 de junio.

El miércoles, la familia recibió una comunicación de las autoridades mexicanas manifestándoles que habían encontrado su cadáver en el desierto de Sonora, México, frontera con Estados Unidos.

Hasta los momentos se desconocen las causas de su deceso, sin embargo, se maneja que pudo haber fallecido por deshidratación.

Los familiares piden a las autoridades hondureñas les ayuden para repatriar su cuerpo.
La lamentable noticia llenó de dolor a familiares y amistades, quienes llenaron de comentarios tras publicarse la información en las redes sociales.

“Dios mío, no hay palabras, ya no te veré pasar por mi casa. Dios dé consuelo y resignación a su familia”. “Qué triste noticia, Senia, tan joven, como la recordaré siempre ella con esa sonrisa. Que en paz descanse, amiga”. Fueron algunos de los múltiples comentarios en redes sociales.

Tragedias

El sueño de llegar a Estados Unidos de Jesús Vásquez (de 17 años) terminó bajo las llantas de una rastra en Guatemala, las ganas de obtener un trabajo digno de Mario Roberto Canales (de 38) sucumbieron en un accidente en Corinto, y ayer sábado otro compatriota más perdió la vida en la caravana.

A estas víctimas mortales hay que sumarles cuatro hondureños desaparecidos que acompañaban el grupo, pero de la noche a la mañana dejaron de tener comunicación, despertando dolor en sus familiares.

La travesía de los hondureños por llegar a Estados Unidos continúa. El pasado 3 de octubre, agentes estadounidenses de aduanas descubrieron un insólito contenido en cajas de cartón selladas en una camioneta: un contrabando de 13 migrantes de Ecuador, El Salvador, Honduras y México que intentaban quedarse de manera ilegal.

El jefe de Aduanas y Protección de Fronteras de Laredo, Texas, Matthew J. Hudak, dijo que “una vez más hemos visto un caso criminal de tráfico de personas en el que los contrabandistas empacaron a los extranjeros ilegales dentro de contenedores cerrados, esta vez cajas”.

La Prensa