Sala de lo Penal absuelve a Kevin Solórzano por el asesinato de exfiscal

Ahora el pleno de la Corte Suprema decidirá si sale en libertad, se repite el juicio o confirma la condena.

Kevin Solórzano Hernández entre sus abogados Celeste Cerrato y Jair López durante el juicio.
Kevin Solórzano Hernández entre sus abogados Celeste Cerrato y Jair López durante el juicio. /

Tegucigalpa, Honduras.

Después de casi seis años de estar preso, la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia absolvió a Kevin Joshua Solórzano Hernández del asesinato del exfiscal Edwin Geovanny Eguigure y de asesinato en su grado de ejecución de tentantiva en perjuicio de la esposa de la víctima.

Ayer, el Poder Judicial dio a conocer la sentencia por mayoría de votos al recurso de casación interpuesto por la defensa de Solórzano, condenado a 33 años de prisión en 2017.

Sin embargo, como el fallo no fue unánime, Kevin seguirá en prisión y su futuro legal está en manos del pleno de magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

Kevin Solórzano enfrentó un juicio oral y público en el que fue declarado culpable y luego condenado a 20 años de prisión por el asesinato del exfiscal Eguigure y de 13 años cuatro meses por el intento de asesinato de María Auxiliadora Sierra.

LEA: Sobrino mata a machetazos a su tío en La Ceiba

Después de conocer la sentencia, los abogados defensores Jair López y Celeste Cerrato interpusieron seis motivos de casación, tres por quebrantamiento de precepto constitucional y tres por quebrantamiento de forma, los cuales fueron analizados por la Sala de lo Penal.

Los tres magistrados que integran la sala hicieron una revisión del proceso valorativo de la debida motivación, razonamiento y carga probatoria como elementos integrantes del derecho fundamental denunciado como infringido.

Antecedentes del caso
1. 11 de noviembre de 2014, el exfiscal Edwin
Geovanny Eguigure Abdul fue asesinado y su esposa resultó herida en la aldea El Chimbo frente a sus dos hijos. A las víctimas las atacaron dos sujetos, quienes las hirieron con puñal y les dispararon.
2. 20 de noviembre de 2014, la Policía de Investigación
capturó a Kevin Solórzano, identificado por la esposa del exfiscal como uno de los atacantes. El joven estudiaba en una universidad, para donde se dirigía el día que ocurrió el crimen en la misma zona adonde vivía.
3. 8 de febrero de 2017, luego de un juicio oral y
público que comenzó en octubre de 2016 declaran culpable por mayoría de votos a Kevin Solórzano. Durante el juicio, la prueba más fuerte fue la declaración de la esposa del exfiscal asesinado.

Como resultado del análisis señalan “la existencia de argumentaciones judiciales contrarias a los principios y reglas que componen la sana crítica como modelo de un correcto razonamiento humano, señalando concretamente los argumentos judiciales viciados”.

En cuanto a la infracción del precepto constitucional, la Sala de lo Penal declaró no ha lugar el segundo y el tercer motivo de casación referentes a la denuncia de violación del debido proceso por inobservancia de principio de juez natural y la violación del derecho de defensa por inadmisión de medios de prueba. El primer motivo de casación centrado en la violación del Estado Material de Inocencia fue declarado ha lugar, con un voto disidente.

La Sala también declaró ha lugar, igualmente con un voto disidente, los tres motivos por quebrantamiento de forma centrados en la inobservancia de las reglas procesales para la celebración del juicio, exclusión de prueba de valor decisivo en la sentencia recurrida y sobre la denuncia de valoración de prueba impropia por inobservancia de las reglas de la sana crítica. Por ello, la Sala Penal dictó una sentencia absolutoria a favor de Solórzano.

Al no existir unanimidad de votos en el fallo de la Sala se remitirán los antecedentes del caso junto con el voto de mayoría y de disidencia a la presidencia de la Corte Suprema a efecto de que se prosiga con el trámite estipulado en el artículo 316 de la Constitución. El pleno de magistrados podría dejar firme la sentencia absolutoria o mandar a repetir el juicio o dejar firme la sentencia condenatoria.

La Prensa