Exportavoz de las FFAA se encuentra delicado de salud por el COVID-19

Este viernes se informó que el capitán José Domingo Meza permanece en cuidados intensivos.

Capitán José Domingo Meza. Imagen de archivo
Capitán José Domingo Meza. Imagen de archivo

Tegucigalpa, Honduras.

El exportavoz de las Fuerzas Armadas de Honduras (FF.AA), José Domingo Meza, se encuentra delicado de salud debido al coronavirus, por lo que está recibiendo asistencia en el Hospital Militar de la capital.

Según se conoció, el exvocero castrense fue diagnosticado con el virus hace una semana y la enfermedad lo atacó con más fuerza en los últimos días, a tal punto se ser internado en una unidad de cuidados intensivos.

Lea también: El bono que dará Gobierno a pastores será de menos de L2,000

José Domingo Meza, quien tiene 56 años, trabaja como director de comunicaciones en la Marina Mercante y estuvo por varios años como vocero de las Fuerzas Armadas, donde creció laboralmente gracias a su profesionalismo y buena relación con los medios de comunicación.

La pandemia a la fecha

El Sistema Nacional de Gestión de Riesgo (Sinager) notificó el 10 de septiembre la cantidad de 205 nuevos casos de COVID-19, con los que se llegó a 65,802 desde el inicio de la pandemia en el país.

El portavoz de Sinager, Francis Contreras, dijo en cadena nacional de radio y televisión que el Laboratorio Nacional de Virología procesó 1,004 pruebas, de las que 205 resultaron positivas y 799 negativas.

Además: Lisandro Rosales: “Yo no autorizo compras, autorizo procesos”

Contreras indicó que se registró la muerte de otras cinco personas por COVID-19, cifra acumulada de varias fechas, para sumar 2,049 los decesos en lo que va de la pandemia.

Informó que otros 513 hondureños lograron vencer al coronavirus, causante de la enfermedad, con los que totalizaron 15,577 los pacientes recuperados.

Contreras añadió que 854 hondureños están hospitalizados (dentro de los cuales está José Domingo Meza), de los que 692 se encuentran estables, 131 graves y 31 en unidades de cuidados intensivos.

La Prensa