El bono que dará Gobierno a pastores será de menos de L2,000

Presidente dice que los líderes religiosos deben ser tratados con solidaridad.

Las iglesias están en un proceso de reapertura gradual debido a la epidemia por covid-19 que las tuvo más de cinco meses cerradas.
Las iglesias están en un proceso de reapertura gradual debido a la epidemia por covid-19 que las tuvo más de cinco meses cerradas.

TEGUCIGALPA.

La noticia que los pastores van a ser subsidiados con un “bono solidario” por parte del Gobierno de Honduras generó polémica ayer.

En una circular, la Confraternidad Evangélica de Honduras (CEH) comunicó a los líderes religiosos que debido a la situación que están enfrentando por la pandemia de covid-19 porque los templos están cerrados y que muchos pastores de la tercera edad están en situación vulnerable se solicitó ayuda al Gobierno de la república.

Esta consiste en “patrocinio o un bono de solidaridad para los pastores que creemos que será de mucha ayuda”, reza una circular enviada por la Junta Directiva de la CEH a todos sus afiliados con fecha 7 de septiembre.

Además
Los obispos no han solicitado ningún bono.El vocero de la Iglesia Católica, padre Juan Ángel López, informó ayer que en ningún momento los obispos han solicitado ningún bono ni una ayuda particular al Gobierno ni al Congreso Nacional. La Conferencia Episcopal comunicó que se han enterado de que se llevó un decreto al Congreso para favorecer a las iglesias, pero como obispos son completamente ignorantes de su contenido. “En ningún momento se les ha participado -a los obispos- directamente de ningún decreto que en su nombre se iba a presentar”, dijo.

El documento indica que el Gobierno aprobó la solicitud que hizo la CEH de dar un bono al adulto mayor que pastoree una iglesia, la cual consiste en una transferencia mensual como recompensa por todos los años arduos de trabajo en la obra de Dios.

El pastor Alberto Solórzano dice que el bono será temporal y que los beneficiados recibirán menos de L2,000 cada vez.

Jubilación

Oswaldo Canales, presidente de la CEH, justificó que “los pastores no tienen prestaciones y tampoco jubilaciones, por tanto es importante pensar en esas personas; lo que se ha hablado con el Gobierno es sobre si se podía colaborar con los insumos y equipos de bioseguridad para las iglesias”.

Al respecto, el presidente Juan Orlando Hernández afirmó que “los líderes religiosos deben ser tratados con la misma solidaridad que los demás grupos necesitados”.

En tanto, Pedro Barquero, presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), señaló en su cuenta de Twitter que “ningún pastor evangélico con dignidad y conociendo tantas necesidades de nuestro país recibiría ese bono”.

Para el exfiscal general de la república, Edmundo Orellana, “es vergonzoso que los pastores de la iglesia evangélica estén solicitando que su jubilación sea pagada con fondos públicos. No hay dinero en el país para poder financiar ese caprichito de los pastores”, dijo.

La Prensa