Más de 1,500 afectados por crecida del río Ulúa en el Ramal del Tigre

Copeco extendió las alertas en 14 departamentos del país porque se esperan más lluvias.

El río está crecido cerca del puente de La Fragua. El Crique Martínez es otro sector que siempre causa daños. Fotos: Amílcar Izaguirre
El río está crecido cerca del puente de La Fragua. El Crique Martínez es otro sector que siempre causa daños. Fotos: Amílcar Izaguirre

TELA.

La crecida del río Ulúa por las últimas lluvias en el Ramal del Tigre, en Tela, y La Fragua, en El Progreso, ha provocado inundaciones de cultivos que han dejado pérdidas millonarias a más de 1,500 campesinos de esa zona.

Por años, los pobladores de más de 20 comunidades de La Fragua, en El Progreso, el Ramal de Tigre y los bajos de Baracoa, en Puerto Cortés, han sido afectados por las crecidas de los ríos Ulúa y Chamelecón, ya que no hay proyectos de mitigación.

José Aguilera, representante de los campesinos en el Ramal del Tigre, dijo que el Crique Martínez ha provocado varias filtraciones en las aldeas Guayabal Uno y Dos, El Tigre y La Leona, lo que ha anegado hectáreas de cultivos de maíz, palma africana y otros granos básicos.

Somos miles de campesinos que ya tenemos grandes pérdidas en las plantaciones.

José Aguilera, poblador del Ramal del Tigre

En ese sector hay conexión de carreteras entre los municipios de Tela y los bajos de Baracoa adonde algunos pasos quedan inaccesibles al haber inundaciones, y al bajar el agua las calles quedan destruidas.

Los representantes de esas comunidades han solicitado al Gobierno apoyo para reforzar los bordos de contención, espigones y gaviones.

Carlos Fuentes es un poblador de la aldea La 45 en El Progreso y lamentó que el sector que es uno de los más productores tenga pérdidas cada vez que hay fuertes lluvias en el país.

“Hemos hecho varios llamados a las autoridades, pero nunca recibimos respuestas, las autoridades aparecen hasta que se caen los puentes; pero las obras de mitigación podrían evitar que se hicieran inversiones mayores por ese tipo de daños”, recalcó Fuentes.

El campesino agregó que están en alerta porque han anunciado más lluvias y el río ya está haciendo filtraciones.

“Después hay inundaciones de comunidades enteras y otros cultivos también podrían perderse en su totalidad”, puntualizó Fuentes.

Alertas

Copeco determinó ayer extender la alerta amarilla por 24 horas más para los departamentos de Comayagua, Francisco Morazán y Choluteca y se sumaron a la alerta los departamentos de Lempira, Ocotepeque y Copán, adonde se han reportado daños en viviendas e infraestructura vial.

Todos los años nos afectan las inundaciones porque el Gobierno nos tiene olvidados.

Jairo cardona, agricultor de El Progreso

La alerta verde se extendió para Santa Bárbara, Intibucá, El Paraíso, Olancho, Yoro, Cortés y Valle. Las autoridades informaron que las alertas obedecen a que continuarán las lluvias durante las próximas 24 horas, causando que se mantengan los suelos húmedos propensos a deslizamientos, así como también el aumento de los caudales de quebradas y ríos, especialmente en los departamentos bajo alerta.

Según el pronóstico, continuarán las condiciones de inestabilidad atmosférica sobre la mayor parte del territorio nacional, dejando lluvias de intensidad variada y generalmente acompañadas de tormentas eléctricas debido a una confluencia de vientos en superficie. En Copán, Ocotepeque, Choluteca y el oeste del departamento de Lempira se observan condiciones de suelo saturado, por lo que hacen un llamado a los pobladores a estar alerta.

ar-cultivos1-100920(800x600)
Los campesinos del Ramal del Tigre, en Tela, han tenido pérdidas de cultivos por desbordes del río Ulúa y filtraciones de agua que de seguir las lluvias podrían inundar varias aldeas
La Prensa