93 casos activos de COVID-19, una muerte y 37 sospechosos en cárceles de Honduras

El Instituto Nacional Penitenciario informó que a la fecha, de los 1,749 contagiados, más de 1,600 presos vencieron el COVID-19.

Realizando evaluaciones médicas a los presos en los diferentes centros penitenciarios.
Realizando evaluaciones médicas a los presos en los diferentes centros penitenciarios.

Tegucigalpa, Honduras.

Un total de 1,618 personas privadas de libertad han vencido el COVID-19 en los centros penitenciarios a nivel nacional, en donde se han contabilizado 1,749 casos y 93 se mantienen activos, informó este martes el personal médico del Instituto Nacional Penitenciario (INP).

Afirmaron que a diario realizan las intervenciones sanitarias con el apoyo de la Secretaría de Salud a través de sus distintas regionales y el Comité Permanente de Contingencias (Copeco), entre otras instituciones que apoyan las medidas de prevención de contagio.

Evaluaciones y pruebas

Las autoridades del INP remarcaron que continúan aplicando pruebas rápidas para detectar carga viral y en algunos casos Salud les hace el hisopado o PCR para diagnosticar personas asintomáticas contagiadas con el virus.

Asimismo, realizan jornadas de vacunación, desparasitación, de salud bucal, charlas preventivas, motivacionales, entre otras enfocadas en la atención de la población carcelaria.

presos 2(1024x768)
Pese a las restricciones, los privados de libertad no se han salvado del coronavirus que la fecha deja 64,814 contagios en todo el país.

En la Penitenciaria Nacional de Támara a diario se evalúan entre 350 y 400 privados de libertad, también les indican análisis de laboratorio para monitorear su sistema inmunológico. Además de eso, personal de Salud realiza pruebas de hisopado, mientras los médicos penitenciarios aplican pruebas rápidas.

Lea: Cohep pide al CN aprobar Ley Electoral antes del 13 de septiembre y "con reglas claras"

Para brindar una atención médica integral, aseguraron que ya equiparon el laboratorio que funciona en la Penitenciaria de Támara, el cual permitirá realizar análisis de hemogramas, glucosa, triglicéridos y colesterol para evaluar la función renal y hepática, así como orina, heces y dengue.

Familiares en zozobra

El pasado 30 de agosto, los parientes de los presos dijeron que ya es tiempo de habilitar las visitas aplicando los protocolos de bioseguridad.

Delma Ordóñez, presidente de la Asociación de Privados de Libertad en Honduras, manifestó en ese momento que "esperamos mirar a nuestros seres queridos, para ellos no es fácil, hay ansiedad, depresión y angustia, necesitan que los visitemos y a nosotros nos urge conocer su estado de salud".

Ordóñez indicó que ya se ha conversado con el Instituto Nacional Penitenciario para que reactive las visitas siempre y cuando se respeten las reglas, y una de las propuestas es que solo ingrese el 50% de familiares.

Además: ¿Cómo obtener un salvoconducto turístico?

"Nos desesperamos al no mirar a nuestros familiares, pedimos que por lo menos nos dejen ingresar una vez al mes, conocer la realidad en que están porque las autoridades nos ocultan si están enfermos no no, además, nuestros privados de libertad no nos dicen las dificultades que atraviesas para no preocuparnos", lamentó otra acongojada madre.

Hugo Maldonado, presidente del Comité de Derechos Humanos en Honduras (Codeh), dijo que están proponiendo una reactivación de visitas por dígito o por módulo y que los familiares sepan de su visita con una semana de anticipación. Otra idea propuesta es que solo ingrese una persona por privado de libertad para evitar la aglomeración al interior de los penales.

La Prensa