Más comercios venden en línea tras aceleración digital

Las empresas ven el comercio electrónico como una palanca de crecimiento, aunque enfrentan limitaciones.

Las empresas que utilizan el comercio electrónico tienen más probabilidades de exportar, importar, diversificar sus mercados y mejorar su estabilidad.
Las empresas que utilizan el comercio electrónico tienen más probabilidades de exportar, importar, diversificar sus mercados y mejorar su estabilidad.

Tegucigalpa, Honduras.

Vender en línea se volvió más vital que nunca para las empresas. Las cifras demuestran que en la nueva era que trajo consigo la pandemia del covid-19, el crecimiento del comercio electrónico ha sido exponencial. De acuerdo con un estudio del eCommerce Institute (Instituto de Comercio Electrónico para Latinoamérica), el coronavirus generó una hiperaceleración digital que hubiese tardado entre tres y cinco años en América Latina en tiempos normales.

En entrevista con D&N, Marcos Pueyrredon, presidente del eCommerce Institute, detalló que las empresas medianas y grandes de Honduras ya se dedican al comercio electrónico, donde el 47% y el 48% de ellas vende en línea, respectivamente.

Este sector es el más fortalecido con plataformas digitales para procesar pedidos y pagos en línea, por lo general con tarjetas de crédito o débito.

“Los datos son muy similares en todos los países de Centroamérica, con Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Panamá y Honduras en el podio representando la mayoría de vendedores en línea, en un reciente estudio realizado”, explicó Pueyrredon.

Mientras que en el caso de las micro y pequeñas empresas hasta un 29% vende o compra en línea, pero un 21% que no tienen una plataforma de comercio electrónico como tal, vende sus bienes y servicios a través de las redes sociales. Este grupo hace cobros mediante transferencias bancarias o en efectivo. Significa que cerca de un 60% de los retails o comercios minoristas están atendiendo a los clientes mediante pedidos a domicilio, aunque algunos no tengan plataformas de e-commerce.


Los rubros que crecen


“Hemos vivido un “a.C- d.C” (antes del Covid y después del Covid) en esos últimos cuatro meses”, dice Pueyrredon.

Los crecimientos exponenciales se han visto en algunas categorías como alimentos, farmacia y productos de primera necesidad que han vivido la pandemia en casi modalidad blackfriday, pero también entretenimiento, cuidado del hogar y el streaming.

MR-economias pandemia-DYN-0(800x600)

Los consumidores centroamericanos de todos los niveles de ingresos han comenzado a comprar en línea, según el estudio y la gran mayoría en cada segmento de ingresos gasta en compras de comercio electrónico. Incluso en el grupo de bajos ingresos que gana menos de 5,000 dólares (120,000 lempiras) por año, casi el 80% hace algunas compras en línea; en el grupo de altos ingresos (ganan más de $10,000 por año), alrededor del 98% compra en línea.


Importancia


Las medianas y grandes empresas están fortaleciendo y aprovechando sus músculos digitales obteniendo mejores rentabilidades y ganando mercado. Mientras que las micro, pequeña y medianas empresas (mipyme) han obtenido ganancias significativas del comercio electrónico y priorizan el comercio electrónico como palanca de crecimiento para su futuro. El 39% de las microempresas y el 51% de las pequeñas empresas han aumentado sus ingresos como resultado de comenzar a vender en línea, y una quinta parte de las microempresas y casi un tercio de las pequeñas empresas han contratado personal nuevo.

dyn-portada2-040820(800x600)
La mayoría de las empresas de Honduras están aprovechando Facebook, Instagram y otras redes sociales para ganar visibilidad con sus clientes.

En ese sentido, la mitad de las mipymes afirma que invertirá sustancialmente, entre 1,000 y 10,000 dólares, en sus empresas para impulsar su comercio electrónico. “Las empresas que utilizan el comercio electrónico tienen más probabilidades de exportar, importar y diversificar sus mercados de exportación”, manifestó el presidente del eCommerce Institute.

Los retos

Los países de Centroamérica tienen limitaciones en el uso del comercio electrónico por parte de las mipymes y los consumidores, debido al acceso limitado a internet de calidad, logística, servicios financieros, marketing digital y otros servicios claves para el comercio electrónico. No obstante, hay oportunidades de mejora y de crecimiento, el cual podría ser más acelerado si los gobiernos atienden las brechas digitales.

Otra clave para el éxito en el comercio electrónico es el capital humano, que debe profesionalizarse y desarrollar competencias digitales para el cambio y enfrentar las nuevas necesidades que se verán muy aceleradas en esta “nueva normalidad” post covid-19.

La Prensa