Pleitos por servicios tras apertura del Registro Nacional de las Personas

La ciudadanía no atendió las disposiciones para cumplir normas de bioseguridad.

En el marco de la reapertura, la atención en el RNP es según el último dígito de la tarjeta de identidad, pero muchas personas ignoraron esa disposición.
En el marco de la reapertura, la atención en el RNP es según el último dígito de la tarjeta de identidad, pero muchas personas ignoraron esa disposición.

TEGUCIGALPA.

Centenares de usuarios del Registro Nacional de las Personas (RNP) irrumpieron ayer en los portones e ingresaron a los corredores en demanda de los servicios ofrecidos en 12 ventanillas en el segundo día de reapertura de las oficinas de la capital.

Fue imposible para la seguridad del registro civil en el edificio Banpaís controlar a tanta gente y en estos momentos en que se requiere aplicar estrictamente las medidas de bioseguridad para evitar el contagio de covid-19.

Sépalo
La oficina de San Pedro Sula aún no ha abierto al público y en esta ciudad los niveles de contagio son mayores porque por lo menos 11 empleados del RNP están enfermos de covid-19.

El principal testigo de la avalancha fue el comisionado suplente del RNP, Gonzalo Fuentes. “Se les dijo en los portones de entrada que solo con el (último) dígito de circulación y solo ciertos trámites, pero la gente hizo forcejeos y se metió”, relató.

15%
de su normalidad está trabajando el Registro Nacional de las Personas de la capital que ayer reabrió sus servicios.

Una vez adentro, y frente a las ventanillas, los usuarios se disputaban las primeras posiciones creando aglomeraciones y exponiéndose al contagio. Pero poco a poco la calma comenzó a reinar y los atemorizados empleados comenzaron a atender a los demandantes de servicios.

El comisionado Fuentes informó que muchos empleados no pueden trabajar porque están contagiados del nuevo coronavirus, otros pasan de 60 años y hay un alto porcentaje al que no pueden llamar porque padece de otras enfermedades.

A los empleados se les está practicando las pruebas de covid-19 y de un total de 20 que se practicaron ayer seis resultaron positivos, reveló el presidente del Sindicato de Trabajadores del RNP, Edis Moncada.

TEGUCIGALPA. Centenares de usuarios del Registro Nacional de las Personas (RNP) irrumpieron ayer en los portones e ingresaron a los corredores en demanda de los servicios ofrecidos en 12 ventanillas en el segundo día de reapertura de las oficinas de la capital.

Fue imposible para la seguridad del registro civil en el edificio Banpaís controlar a tanta gente y en estos momentos en que se requiere aplicar estrictamente las medidas de bioseguridad para evitar el contagio de covid-19.

El principal testigo de la avalancha fue el comisionado suplente del RNP, Gonzalo Fuentes. “Se les dijo en los portones de entrada que solo con el (último) dígito de circulación y solo ciertos trámites, pero la gente hizo forcejeos y se metió”, relató.

Una vez adentro, y frente a las ventanillas, los usuarios se disputaban las primeras posiciones creando aglomeraciones y exponiéndose al contagio. Pero poco a poco la calma comenzó a reinar y los atemorizados empleados comenzaron a atender a los demandantes de servicios. El comisionado Fuentes informó que muchos empleados no pueden trabajar porque están contagiados del nuevo coronavirus, otros pasan de 60 años y hay un alto porcentaje al que no pueden llamar porque padece de otras enfermedades.

A los empleados se les está practicando las pruebas de covid-19 y de un total de 20 que se practicaron ayer seis resultaron positivos, reveló el presidente del Sindicato de Trabajadores del RNP, Edis Moncada.

La Prensa