Las medusas del caribe hondureño salvan la economía misquita

Más de 4,500 familias de Gracias a Dios dependen de la exportación de este producto marino.

A excepción de la extracción de las medusas que es ejecutada por los hombres, las actividades de almacenaje, limpieza, deshidratación y empaquetado son realizadas por mujeres misquitas.
A excepción de la extracción de las medusas que es ejecutada por los hombres, las actividades de almacenaje, limpieza, deshidratación y empaquetado son realizadas por mujeres misquitas. /

Puerto Lempira, Gracias a Dios.

Unas 4,500 familias misquitas que hace menos de una década no tenían las esperanzas de tener una fuente económica para vivir, ahora son parte de pequeñas empresas que capturan medusas en el mar Caribe y exportan al mercado asiático.

Estas familias, residentes en Brus Laguna, Ahuás, Puerto Lempira y Ramón Villeda Morales, municipios costeros del departamento de Gracias a Dios, le generan al país alrededor de $2.5 millones cada año por las ventas de unas mil toneladas a China y Estados Unidos.

En las costas misquitas, distantes del bullicio de San Pedro Sula y Tegucigalpa y postergadas por los Gobiernos, a excepción de la captura que es realizada por hombres, todo el proceso de preparación de este producto marino está controlado y es ejecutado por las mujeres.

LEA: La Niña predominará entre septiembre y noviembre

En los últimos días, después de cuatro meses de una veda decretada por el Gobierno, cientos de pescadores han vuelto este mes a las aguas caribeñas a pescar medusas de la especie bola de cañón (Stomolophus meleagris) que luego trasladan a unas 500 estaciones recolectoras diseminadas a lo largo de la costa.

Johny Varela, gerente de la Empresa de Servicios Múltiples Unión de Pescadores de Cauquira, conocida como Kauma, opina que “la pesca de medusas ha mejorado las condiciones de vida de los habitantes en esta zona adonde hay mucho desempleo y pocas oportunidades para ganar dinero”.

jt-medusas3-080720(800x600)
El dinero que ganan lo invierten en alimentación, educación y salud de sus hijos.

En 2018, la empresa que dirige Varela, en la cual están asociadas más de 100 familias, exportó 28 contenedores y en 2019 alrededor de 26 a un precio promedio de $1.20 la libra.

“En efecto, la mayor parte de personas que se dedican a esta actividad son mujeres. Ellas utilizan mejor los ingresos, los destinan para las líneas de educación y salud de sus hijos.

Claves del negocio de medusas
1. Genera la mayor parte de los empleos
En Brus Laguna, Ahuás, Puerto Lempira y Ramón Villeda Morales, unas 22,000 personas dependen económicamente de la extracción de medusas. Esta cantidad equivale al 21% de toda la población del departamento de Gracias a Dios (102,281 habitantes).
2. Después de una veda llega el período de pesca
Todos los años, el Gobierno impone una veda de cuatro meses durante el verano. El ciclo de pesca de las medusas comienza en julio y concluye en marzo del año siguiente. Para extraer las medusas, las empresas deben tener un permiso del Gobierno.
3. Multiplicación de las medusas en el mar
El aumento de las temperaturas en la superficie del mar, a causa del cambio climático, ha provocado en los últimos años un incremento en la población de las medusas en diferentes océanos, como en las aguas tropicales del Caribe. .

Muchos paisanos tienen estudiando a sus hijos en colegios y universidades fuera de acá, mejorando o aprendiendo el idioma español. La medusa sí está ayudando a cambiar la vida a muchas personas en este departamento que por años ha estado olvidado”, dijo Varela.

El crecimiento de la demanda y la abundancia de medusas en el mar están motivando a otras familias indígenas a integrarse a este negocio que en el futuro se convertirá en un producto no tradicional importante para la economía hondureña, estiman estos pequeños empresarios.

Según la Dirección General de Pesca y Acuicultura (Digepesca), en el mar Caribe hondureño hay altos volúmenes de la especie Stomolophus meleagris, la cual tiene una demanda creciente en Japón, Tailandia, China, por alto contenido de minerales y proteínas, como el colágeno.

Las medusas exportadas por los misquitos son utilizadas en la industria cosmética y en el sector gastronómico en Japón, China y Taiwán, menos en Honduras.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) le sugiere al mundo desarrollar con medusas productos alimenticios y medicinas para frenar la sobrepoblación en los mares que ya causa perjuicios en otras especies marinas.

jt-medusas7-080720(800x600)
El dinero que ganan lo invierten en alimentación, educación y salud de sus hijos.

La FAO propone emplear el colágeno en el desarrollo de productos de rejuvenecimiento de gran alcance para los seres humanos.

Kauma, que en la última pesca ganó unos L24 millones, y las empresas comunales Epmy y Río Kruta son apoyadas técnicamente por el programa Prawanka, financiado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Cosude) con la asistencia de las organizaciones Ayuda en Acción y la Comisión de Acción Social Menonita (CASM).

Estas empresas comunitarias, después de capturar las medusas las almacenan, deshidratan con sal y piedra alumbre, y las trasladan a empacadoras de La Ceiba de donde salen los contenedores para Asia y Estados Unidos.

Luis Grádiz, coordinador del programa Prawanka, espera que la extracción y exportación de medusas continúe creciendo para favorecer a más familias que, hasta ahora, no tienen oportunidades económicas en estos municipios costeros. “Esta actividad la vienen desarrollando los habitantes de La Mosquitia desde hace seis años, desde que llegaron compradores asiáticos y hondureños que mostraron interés en esa actividad. Al principio ellos contrataban gente para que pescaran y deshidrataran; pero después las comunidades constituyeron pequeñas empresas”, relató al ser entrevistado por Diario LA PRENSA.

Grádiz explicó que el año pasado tuvieron “una buena cosecha” gracias a las temperaturas en las aguas del mar y al número de horas de sol que hubo durante el ciclo de pesca.

“Tal como están las condiciones y con los datos que hemos levantado con la Facultad de Biología de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras podemos decir que esta actividad comercial no tiene ningún riesgo de desaparecer, al contrario, habrá más volúmenes para exportar”, dijo.

Las empresas indígenas Kauma, Epmy y Río Kruta proyectan exportar en conjunto unas 566 toneladas de medusa, equivalente al 50% de toda la venta del departamento.

Con el aporte de los misquitos, Honduras es ahora uno de los 20 exportadores de medusas en el mundo; aunque su participación aún es inferior al 1% contra el 67% que tiene China.
Además de Honduras, en la región centroamericana, Nicaragua es otro exportador.

Entre las empresas extranjeras que apoyan a los exportadores misquitos figuran la japonesa Maruko International dedicada a la comercialización de pulpo, pepino de mar, calamar, king crab, y caracol.

La Prensa